Cuidado con estas 5 máquinas del gimnasio: pueden lesionarte Cuidado con estas 5 máquinas del gimnasio: pueden lesionarte

Envato Elements

5 máquinas del gimnasio con las que deberías tener más cuidado

Hay mucha gente que utiliza las máquinas de los gimnasios a la ligera, sin ser conscientes del peligro que pueden suponer.

Por Susana Navas  |  03 Enero 2022

Ya puede ponerse de moda el running o la calistenia, ya puede haber una fiebre por el CrossFit que se extienda más rápida que la Omicron, que, por mucho que todo esto suceda, el gimnasio seguirá siendo la primera opción para la mayoría. Su éxito continuado se explica por la combinación entre máquinas de toda clase y condición y la experiencia y tutela de los monitores, así como una serie de clases prácticas como el spinning, la zumba, el boxeo o el Body Pump, entre tantas otras, que sirven para despejarte de la rutina de las máquinas de siempre.

No obstante, a pesar de todos los sobradamente conocidos beneficios de ir al gimnasio, debemos tener en cuenta los riesgos que puede llegar a implicar. Hoy os hablamos de uno de ellos, que tiene que ver con determinadas máquinas del gimnasio.

Es muy importante saber realizar los ejercicios y utilizar las máquinas de gimnasio correctamente para evitar lesiones. Sin embargo, aun así siguen existiendo máquinas que pueden causarnos problemas y no solo por la forma en la que se usen, sino también simplemente por su uso continuado y las posturas que se adoptan al utilizarlas. Repasamos cinco de las máquinas de gimnasio a las que debes prestar más atención y cuidado.

Prensa de piernas

El press de cuádriceps ejercita esta zona de la pierna. Se trata de estar sentado y empujar con las piernas una prensa cuyo peso se puede regular. Hay que hacer una flexión y extensión de rodillas constantemente, hasta el punto de que tus piernas queden estiradas.

Uno de los mayores problemas de este ejercicio es que se somete a las rodillas a una tensión y una posición bastante peligrosas. Si lo haces habitualmente y con mucho peso, el cartílago acabará desgastándose antes de lo normal, provocando lesiones crónicas como la condromalacia rotuliana. Como solución, la prensa se puede sustituir por ejercicios más saludables como las zancadas o las clásicas sentadillas.

Además, la prensa es el mejor ejemplo de que no todo es lo que parece. Aparentemente, las personas con problemas de espalda pueden optar por esta máquina porque al permanecer sentados y con la columna apoyada creen que no empeora el problema que ya tienen, pero lo cierto es que los flexores de la cadera realizan un movimiento demasiado corto y tenso para ser adecuado. Lo que acaba haciendo al deportista es tirar de lumbares aumentando con el tiempo dolores y mala higiene postural.

Prensa de pecho

No es que tengamos nada contra las prensas, solo exponemos sus riesgos. En este caso hablamos de la máquina para fortalecer en tren superior incluyendo hombros, brazos y pecho. El ejercicio consiste en subir los brazos doblando los codos en ángulo de 90 grados y empujar hacia dentro los soportes de la máquina.

Se parte de la base de que con esta máquina se trabajan unos músculos aislados, no se fortalece toda la zona necesaria. Además, no es un movimiento natural para el cuerpo, lo que se traduce en tener problemas de articulaciones y tendones, especialmente en la zona de hombro. ¿Una alternativa? Las flexiones son una buena apuesta y al haber varios tipos según la dificultad, te permite avanzar progresivamente.

Rotación de oblicuo

El objetivo de este aparato es potenciar los abdominales oblicuos mediante giros de cintura a ambos lados. Uno de los supuestos que puede pasar es que en vez de terminar cogiendo fuerza en los abdominales deseados, puede ocurrir que la fuerza acabe recayendo sobre la cintura.

El movimiento de rotación en el que el tren superior permanece fijo mientras que el inferior es el que rota no es nada bueno, porque puede acabar dañando los discos intervertebrales. En el peor de los casos, podría acabar en una rotura de discos.

La columna vertebral no está preparada para hacer este tipo de movimientos con tan alto grado de torsión, especialmente la zona lumbar. Es, sin duda, una de las máquinas que hay que evitar a toda costa. La mejor alternativa son los Press Pallof.

Máquina abductor de cadera

Esta máquina trabaja la zona interior y exterior del muslo. A priori, parece ideal para prevenir lesiones al fortalecer los músculos de la zona superior de la pierna evitando tirar de articulaciones. Sin embargo, la máquina no ofrece todo el potencial que deberíamos tener, principalmente porque se hace sentado. El uso continuado de esta máquina y sin estar acompañado de un experto puede llegar a producir dolores de cadera, lo que puede acarrear problemas al andar y lesiones en toda esa zona.

Extensión de cuádriceps

Hay que tener especial cuidado con esta máquina, sobre todo porque la mayoría de personas tienden a hacer mal el ejercicio. Tras sentarse y subir el peso con la parte inferior de las piernas, el trabajo consiste en hacer una flexión-extensión de las piernas.

El error habitual es extender por completo la pierna para levantar el peso, hasta que nuestra rótula esté completamente recta. Esto es uno de los peores castigos que podemos imponer a nuestras rodillas, y más si lleva peso encima.

Si no estás seguro de cómo hacerlas, opta por hacer otro ejercicio. Un buen sustituto serían las elevaciones de rodillas al pecho, para eliminar de esta manera el peso adicional en las rodillas.

Artículos recomendados