Zumba: qué es, tipos y recomendaciones

Shutterstock

Zumba: un ejercicio fácil y divertido, también para los chicos

Hay que reconocer que si hay una asignatura en la que los hombres siguen suspendiendo de forma abrumadora, es el baile. Pero hay que eliminar estos prejuicios, porque el ritmo no entiende de géneros. Hacer zumba puede ser un primer paso para superar estos miedos.

Por Ramón Fernández  |  06 Junio 2019

Bailar sigue siendo un tema tabú entre los chicos. En las discotecas, muchos de ellos apenas si levantan un brazo mientras siguen ligeramente el ritmo de la música moviendo mínimamente los pies. Pero bailar es un ejercicio físico muy saludable para el cuerpo, que quema muchas calorías y mejora la coordinación. Si tienes vergüenza, es el momento de superarla, y si el ritmo no es tu punto fuerte, nunca es tarde para aprender.

Nadie se cree ya que los chicos no saben bailar, es hora de demostrarlo.
Nadie se cree ya que los chicos no saben bailar, es hora de demostrarlo. GTRES

Para ser un profesional del baile, como para la mayoría de las tareas en esta vida, hay que tener una pizca de talento innato. Hay gente que, por mucho esfuerzo e interés que le ponga, nunca va a llegar a ser Fred Astaire, pero no es motivo suficiente para dejar de intentarlo, porque el objetivo no es llegar a ser bailarín, sino ponerse en forma. Y hacer zumba es la manera perfecta de disfrutar del baile, mejorar la coordinación y a la vez conseguir el cuerpo que siempre has deseado en poco tiempo.

¿Qué aporta la zumba que no consiguen otras disciplinas?

La zumba es un ejercicio sencillo que no exige una forma física determinada para poder comenzar a practicarlo. El profesor simplemente muestra cómo son los movimientos a completar, y te dará las instrucciones pertinentes en el caso de que estés fallando en alguno. Además, las clases tiene diferentes niveles de intensidad, por lo que siempre podrás encontrar la que más se adecúe a tus capacidades. Lo único imprescindible son las ganas de mejorar, un poquito de perseverancia y dejar la vergüenza en casa antes de pasarlo bien.

¿Por qué es una actividad recomendable para hombres?

Una de las capacidades físicas que más tiempo y esfuerzo lleva mejorar es la resistencia. Por lo tanto, conviene variar las actividades que realizamos para entrenar con este objetivo. Salir a correr está bien, pero puede terminar aburriendo. Por lo que hacer zumba es una alternativa entretenida y dinámica que permite mejorar la actividad pulmonar y cardiovascular. Los primeros días, como sucede siempre que se vuelve al ejercicio físico, acabarás la clase realmente cansado, pero saber que se pueden llegar a perder hasta 800 calorías por sesión es un aliciente muy importante para no dejar de intentarlo. Además, la música latina, animada por un monitor que consiga que todos estén metidos en el desarrollo de la clase, hará que el tiempo se pase en mucho más rápido de lo que crees.

La zumba tiene otros beneficios al margen de la mejora en la resistencia. Principalmente, el hecho de que a lo largo del tiempo que dura la clase habrás movido repetidamente todos y cada uno de los músculos del cuerpo, por lo que se trata de un ejercicio realmente completo. Conseguirás perder peso y tonificar tus músculos mientras te lo pasas bien y conoces gente nueva.

5 alternativas sanas al azúcar
Con estas 5 alternativas naturales, podrás sustituir al azúcar para siempre.
Otro punto fundamental para decantarte por la zumba es que, al no requerir de apenas materiales, más allá de un altavoz, las sesiones pueden ser tanto en gimnasios y polideportivos, como al aire libre. Aprovechar un parque bonito y tranquilo para bailar junto a tu grupo, es una ventaja que hacer pesas en el gimnasio no te permite. Podrás ver que incluso habrá quien le de envidia y se una a la clase, y quién no lo haga será la vergüenza la que se lo impedirá, no la falta de ganas.

Las clases de zumba al aire libre son muy habituales, y juntan grupos muy grandes.
Las clases de zumba al aire libre son muy habituales, y juntan grupos muy grandes. 123rf

Si no sé bailar, ¿haré el ridículo?

Nada más lejos de la realidad. Zumba no es una clase de baile, es una fiesta en la que sentir la música y moverte es lo principal. Es obvio que cuanto mejor sea la técnica más eficaz sea el ejercicio, pero eso se consigue a base de práctica. Las clases se realizan en grupos bastante numerosos de acuerdo al nivel que tenga cada uno. Es decir, que probablemente cuando comiences, otros lo harán igual que tú (o incluso peor) y pasarás desapercibido. De hecho, aunque fueras el peor del grupo, todos han estado en tu lugar cuando comenzaron y por lo tanto van a comprenderte y a ayudarte a mejorar tus habilidades, cosa que no tardarás en conseguir. Es importante saber reírse de uno mismo y buscar siempre progresar.

Tipos de zumba

Hay muchos tipos de zumba, que se clasifican por edades y por objetivos. Según el primer criterio, se dividen a grandes rasgos entre niños, adultos y tercera edad. Por objetivos, podemos encontrar las clases de zumba al uso, pero también se puede hacer en el agua, buscando una mayor tonificación utilizando pesas de poco peso, conjuntada con otros ejercicios como el step, y un largo etcétera.

Variando la intensidad y velocidad, todos podemos hacer zumba, incluso los más mayores.
Variando la intensidad y velocidad, todos podemos hacer zumba, incluso los más mayores. Shutterstock

Actualmente, las clases de zumba tienen una mayoría aplastante de público femenino, pero no hay motivo para ello. Bailar es una actividad con la que pasarlo bien, reducir el estrés del día a día, superar los miedos y conocer a gente nueva con el mismo gusto por el fitness y la diversión. Por todo esto, se recomienda encarecidamente a hombres, mujeres, niños, niñas, e incluso mascotas si fuera menester, que se unan a los millones de personas que ya practican zumba alrededor del mundo.

Artículos recomendados