Por qué es mejor empezar el gimnasio en febrero

Freepik

Febrero, el mes perfecto para empezar el gimnasio y llegar a verano cumpliendo el objetivo

Aunque por lo general los gimnasios se llenan de personas en enero, hemos descubierto que febrero es el mes perfecto para empezar una rutina deportiva y ponerte en forma de manera definitiva.

Por Patricia Badajoz  |  06 Febrero 2020

Ya ha llegado febrero, y puede que todavía ni hayas pasado por el gimnasio para pagar la matrícula como te propusiste hacer al empezar el año, o hayas ido a apenas tres clases en todo el mes. Aunque los gimnasios se llenan las primeras dos semanas del año, poco a poco las personas que comenzaron las rutinas por el impulso de esos kilos de más que habían cogido en las fiestas, comienzan a ir menos al gimnasio y acaban por desapuntarse por completo.

Y es que, que sea el momento en el que más personas lo hacen no significa que sea el mejor momento para hacerlo. Tras los excesos de comida y alcohol, a lo que por lo general no estamos acostumbrados, nuestro cuerpo necesita cambiar de hábitos para poder recuperarse. Pero empezar de 0 a 100 quizás no sea lo mejor...

El gimnasio no es lo primero

Nada más acabar las Navidades, puede que corramos a los gimnasios, y atraídos por algunas de las ofertas que nos muestran, decidamos que es mejor momento para comenzar nuestra vida sana. Sin embargo, el primer mes del año es cuando más personas se apuntan al gimnasio, y por lo general todas tienen horarios parecidos. Eso da lugar a que por las tardes tras las jornadas laborales los centros deportivos están llenos, y sea difícil el poder asistir a alguna clase, e incluso, encontrar una cinta para correr.

Esto dificultará bastante tus rutinas, así como el personal que pueda ayudarte, ya que el número de inscritos aumenta, pero el de empleados no. Entre el agobio y todas las demás cosas que odiamos de los gimnasios, y la vuelta al trabajo o a las clases (de esa rutina sí que no podemos escapar), llegamos a febrero con muchos de los que se apuntaron al gimnasio desapareciendo del lugar del crimen para siempre. Es tu momento.

Una dieta sana y equilibrada ayudará a perder esos kilos de más.
Una dieta sana y equilibrada ayudará a perder esos kilos de más. Freepik

Eso sí, deberías haber aprovechado enero para controlar tu dieta antes de arrasar en el gimnasio en febrero. Muchas personas (entre ellas las de los propósitos de Año Nuevo) comienzan a hacer deporte pensando que así perderán los kilos que les sobran, aunque, nada más lejos de la realidad, esto es un tándem de dieta-deporte que no se puede separar. Cuando pasa el mes puede que hayas bajado un poco de peso, ya que has cambiado tu vida sedentaria, pero no todo lo que tu querías. Por eso es recomendable que unas semanas antes de empezar el gimnasio, cambies tu dieta y comiences hábitos en tu día a día más saludables, desde eliminar el azúcar, al menos casi por completo, hasta beber más agua. Con pequeños cambios, tu cuerpo será mucho más productivo en el gimnasio y notarás que los días en los que te ejercitas tienen un impacto mucho mayor en tu silueta.

Consejos para no abandonar el gimnasio

Influencers fitness, los nuevos reyes de Instagram
Repasamos las cuentas fitness de Instagram a las que seguir para ponerte en forma.
Aun así, y como sabemos que es difícil empezar el gimnasio, y más si nunca lo has hecho, desde Menzig Fit hemos creado una lista de consejos que puedes llevar a cabo para no desistir en tu compromiso contigo mismo y evitar abandonar a la primera de cambio.

1 Tener claro un objetivo

Pero ese objetivo debe ser real y a corto plazo. De nada te sirve decir que tu objetivo es perder 6 kilos de aquí a junio, te acabarás aburriendo. Busca objetivos diarios o semanales, como hoy no probaré el azúcar, o esta semana iré cuatro días al gimnasio.

Ponerte unos objetivos claro y realistas para poder cumplirlos.
Ponerte unos objetivos claro y realistas para poder cumplirlos. Freepik

2 Hacer un comienzo progresivo

Cuando comenzamos una actividad estamos ilusionados y con energía por la novedad de lo que tenemos delante. Esto, añadido a la motivación de las primeras semanas, hace que queramos darlo todo en la primera clase y acabemos agotados. Nuestro cuerpo debe acostumbrarse poco a poco a la nueva rutina que le estamos imponiendo, por lo que si no quieres acabar cansado el primer día, lo mejor será que comiences suave y vayas añadiendo intensidad con el paso de las semanas.

3 Respetar los tiempos de descanso

Nuestro cuerpo no es una máquina que enchufas a la luz y funciona. Necesita días de descanso para poder trabajar lo mejor posible. Por ello, no hay que forzar más de la cuenta respetar los días de descanso, para evitar lesiones que nos alejen de nuestro objetivo.

4 Tener un entrenador personal

Muchas veces nos no somos leales a nosotros mismos. No obstante, si hay otra persona pendiente de nuestra evolución, y más si no tenemos la suficiente confianza con él o ella, intentamos no fallar. Por eso, un entrenador personal puede ser lo que necesitamos para que no solo nos ayude a ejecutar bien los ejercicios, sino también a no faltar a ninguna cita.

Tener un entrenador personal te ayudará a no faltar a tu cita en el gimnasio.
Tener un entrenador personal te ayudará a no faltar a tu cita en el gimnasio. Freepik

5 Una alimentación saludable

Aunque ya os lo hemos dicho, y parezca algo natural al iniciar una nueva rutina, llevar una alimentación saludable nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos. Como es difícil hacerlo siempre, no te quites ningún capricho cuando salgas a comer a un restaurante, pero restringe los alimentos que consumes cuando te quedas en casa.

Artículos recomendados