Beneficios de esquiar: ¿qué músculos ejercitamos? Beneficios de esquiar: ¿qué músculos ejercitamos?

Envato Elements

Estos son todos los músculos (y son muchos) que ejercitas al hacer esquí

Esquiar es uno de los deportes más saludables de impacto, habilidad y fuerza, mucho más de lo que podrías imaginar. Hoy conocerás varios músculos que ejercitamos cuando estamos sobre los esquís sin ser conscientes de ello.

Por Roberto Méndez  |  01 Diciembre 2020

Ya ha llegado el frío y se acerca el invierno, y con él, la temporada de subirse a los esquís y dominar las pistas. Las estaciones españolas ya están preparadas para arrancar, aunque en unas circunstancias un tanto extrañas y diferentes este año por, cómo no, el coronavirus.

Igualmente, el esquí es uno de los deportes más seguros frente al virus, al realizarse en un espacio abierto con distanciamiento social. Si a esto le sumamos los beneficios que traía de antes, lo convertimos en el deporte ideal para este invierno. ¿De qué beneficios hablamos? Los hay, y muchos más de los que podríamos imaginar en un principio.

Hacer esquí es muy saludable, tanto física como mentalmente. Entre otras cosas, nos aporta una mejora en nuestro sistema cardiovascular y en nuestra respiración, también debido al paisaje en el que tiene lugar, ya que en lo alto de la montaña podemos respirar un aire fresco y puro que oxigena nuestra sangre. Además, pocas actividades como esta para un descanso mental, sobre todo si te manejas decentemente sobre los esquís.

Todo esto podríamos intuirlo. Lo que muchos no saben es que al esquiar fortalecemos diversas zonas musculares de nuestro cuerpo, para completar un deporte más que completo. Si quieres saber qué músculos tonificamos esquiando, presta mucha atención.

¿Qué músculos ejercitamos al esquiar?

Antes de nada, como cualquier actividad o entrenamiento, y más en aquellos que se realizan en invierno, es recomendable ejercitar los músculos y calentar antes de lanzarse a la pista, ya que así podemos evitar las famosas agujetas del día después que no nos dejan movernos o incluso una lesión. Como en todos los deportes, la constancia es la clave.

Esquiar requiere de una habilidad y fuerza que nos hará ejercitar diferentes músculos, tanto de nuestro tren inferior como superior, ¿pero cuáles exactamente?

Pies y tobillos

Todos los músculos que nos encontramos en nuestros pies y tobillos son muy importantes a la hora de esquiar. Con ellos aguantamos el peso y tomamos el control del movimiento de nuestro cuerpo encima de los esquís, ya sea hacia delante o hacia atrás. Son muy importantes a la hora de mantener el cuerpo flexionado en una pendiente.

Si no tenemos los tobillos preparados por falta de entrenamiento, es probable que a la hora de esquiar se pierda la estabilidad de forma más habitual, ya que no podremos estar tanto tiempo flexionados. Esta fatiga puede traducirse en caídas y problemas físicos.

Por otro lado, la parte de los tríceps surales (gemelos y sóleo) también juegan un papel muy importante en este tipo de movimientos, pues son unos músculos muy elásticos y fuertes que ayudan a flexionar la parte inferior.

Pero la cosa no acaba aquí. Otro factor a tener en cuenta es el tipo de botas que usamos a la hora de montarnos en los esquís. Dependiendo de cómo sean, nos permitirán evitar lesiones y flexionar más o menos el tobillo. Como con cualquier zapatilla, hay que procurar que se adapten al pie para encontrar la comodidad.

El esquí es uno de los deportes más saludables. Durante su realización se ejercitan numerosos grupos musculares de todo el cuerpo. El esquí es uno de los deportes más saludables. Durante su realización se ejercitan numerosos grupos musculares de todo el cuerpo., imagen de sustitución
El esquí es uno de los deportes más saludables. Durante su realización se ejercitan numerosos grupos musculares de todo el cuerpo. Envato Elements

Rodillas

Es la parte más importante en este deporte y la que más se suele lesionar. En gran medida, los músculos de las rodillas reciben las fuerzas de impacto y de la presión que realizamos para mantener el control en las pendientes, destacando principalmente:

¡Ojo! El 40% de las lesiones suelen producirse en la zona de las rodillas, así que procura ejercitarla lo mejor posible. ¡Ojo! El 40% de las lesiones suelen producirse en la zona de las rodillas, así que procura ejercitarla lo mejor posible., imagen de sustitución
¡Ojo! El 40% de las lesiones suelen producirse en la zona de las rodillas, así que procura ejercitarla lo mejor posible. Unplash

Glúteos

Una posición muy recurrente en este deporte es la de media sentadilla, la cual permite realizar unas buenas bajadas y giros impecables. Por ello, los glúteos y la musculatura de la pelvis que controla las articulaciones de la cadera (músculos menor, medio y mayor) serán ejercitados de forma permanente.

Es de las zonas que más carga sufre junto a los cuádriceps, así que no te olvides de entrenarla antes de lanzarte a la aventura.

Músculos del core

El esquí también fortalece los músculos situados en el core (parte central del cuerpo),el cual nos ayuda tanto a proteger nuestra columna como a mantener una buena postura, mejorar el equilibrio, ganar resistencia, y transmitir toda la energía brazos a piernas, y viceversa, según el movimiento que se haga.

Las dos zonas más importantes son:

  • Abdominales: actúan como estabilizadores y protegen la columna.
  • Lumbares: de la misma forma que los abdominales, ayudan a estabilizar y ganar equilibrio, aunque es la zona más afectada cuando esquiamos porque es habitual estar en una posición semierguida.

Hombros y brazos

Por último, el esquí también es fundamental de cara a perfeccionar el tren superior. El uso de los bastones cuando nos movemos o los apoyamos para realizar giros hace que ejercitemos la musculatura dorsal, los hombros y los brazos. Cuanto más ejercitada este está musculatura, más dominio tendremos en el manejo de los bastones, pudiendo evitar así algunas caídas peligrosas.

El uso de los palos de esquí nos ayuda a ejercitar el tren superior de nuestro cuerpo. El uso de los palos de esquí nos ayuda a ejercitar el tren superior de nuestro cuerpo., imagen de sustitución
El uso de los palos de esquí nos ayuda a ejercitar el tren superior de nuestro cuerpo. Unsplash

Como has podido observar, esquiando no solo sirve para desconectar. Estamos ante un entrenamiento muscular equilibrado y completo como pocos. Sabiendo todo esto, ya puedes aprovechar la temporada de esquí para disfrutar, desconectar y seguir hacer ejercicio a pesar del frío. Ponte los esquís y lánzate a la pista más cercana.

Artículos recomendados