Diferencias entre running y jogging

Freepik

Tú no haces running, tú haces jogging: descubre las diferencias

En los últimos años, con el boom por el running, todo el mundo dice ser runner. Sin embargo, la mayoría son joggers. Os mostramos todas las diferencias (que son muchas) entre ambas disciplinas.

Por Guillermo Galindo  |  04 Agosto 2020

El running es el entrenamiento de moda, el que más adeptos gana mes tras mes. Ahora todo el mundo se calza unas deportivas y sale a la calle a correr pensando que ya es uno más dentro de la comunidad runner. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Muchos se creen que están haciendo running cuando lo que realmente están practicando es el jogging, más conocido en España como footing. Y sí, aunque ya no haya una sola persona que hable de hacer jogging o footing, la mayoría siguen practicándolo, solo que lo han renombrado erróneamente.

Para aquellos que no sepan bien en qué consiste cada disciplina, os vamos a enseñar las diferencias entre el running y el jogging.

Jogging

El jogging se popularizó en Estados Unidos en los años 60-70 y un par de décadas después llegó a España, pero le cambiamos el nombre y lo llamamos footing. Porque sí, porque nos dio la gana. Aunque significa lo mismo, en MENzig.fit preferimos el nombre original, que es más preciso y está menos en desuso que la palabra footing.

El jogging se diferencia del running hasta por una indumentaria menos profesional.
El jogging se diferencia del running hasta por una indumentaria menos profesional. Freepik

El jogging consiste en correr (o más bien trotar) al aire libre, sin prisa pero sin pausa. Es decir, mantienes un ritmo estable, sin caminar (eso ya es marcha nórdica), pero tampoco buscando batir una marca personal ni mejorar el rendimiento. Simplemente corres de manera cómoda en un paisaje propicio para mantenerte a tono y sentirte bien. La regla no escrita es que eres un jogger cuando corres a menos de 10 kilómetros por hora o superas los 6'20" por kilómetro.

Pero al contrario que en el mundo runner, aquí no hay un plan competitivo establecido ni importa tanto tu ritmo como pasar un buen rato haciendo tu hobby favorito, incluso con gente que comparte tu afición por el deporte. De hecho, el jogging es más bien una actividad social en la que, de paso, te pones en forma. Porque sí, al final se pierden calorías con el movimiento. Y no solo eso, sino que también sirve para fortalecer los músculos. Además, como sometemos al cuerpo a una menor intensidad física y a un menor impacto en las articulaciones que con el running, el riesgo de lesiones se reduce considerablemente, lo que lo convierte en un ejercicio ideal para todas las edades. Hasta la pisada es diferente, ya que aquí se balancea más el pie. Para que luego digan que son lo mismo...

El jogging se puede hacer en pareja o en grupo.
El jogging se puede hacer en pareja o en grupo. Freepik

Running

Qué comer y beber antes (y después) de entrenar
Los alimentos que debes comer antes, durante y después del entrenamiento y la rutina que debes seguir.
El running es una evolución del jogging. De hecho, hay mucha gente que empieza haciendo jogging y que, al verse cada vez con una mejor capacidad física, empieza a marcarse retos. Es esa la clave de esta actividad, y la principal distinción con respecto al footing. Un runner que no se marca un reto no es un runner. Se comienza por aumentar un poco la distancia recorrida por kilómetro, y se termina con una preparación exhaustiva para competir en carreras o maratones, universo en el que no suelen participar los joggers.

En el running te retas a ti mismo constantemente.
En el running te retas a ti mismo constantemente. Freepik

Por tanto, el running nos acerca más al atletismo que al amateurismo. Se tienen en cuenta las distancias, los cronos, la velocidad, la resistencia, el ritmo cardíaco con los pulsómetros, el equipamiento (imprescindibles unas buenas zapatillas con amortiguación y ligereza aseguradas)... Más que un hobby, es un trabajo que hay que controlar a la perfección, estableciendo unas rutinas de entrenamiento que no debes saltarte. Sin embargo, la satisfacción que te genera el ver cómo sometes a tu cuerpo y cómo este te responde mejorando los tiempos es un placer indescriptible, aunque pueda traerte sufrimiento en forma de lesiones. Si tienes suerte con las lesiones, desarrollarás tu capacidad física y perderás calorías mucho más rápido que con el jogging.

Debido a la exigencia y planificación necesarias, el running está más concentrado en una franja de edad concreta. Eso sí, la franja sigue aumentando con el paso de los años. Y por cierto, la pisada es mucho más lineal.

Busca unas zapatillas adecuadas si quieres evitar lesiones haciendo running.
Busca unas zapatillas adecuadas si quieres evitar lesiones haciendo running. Freepik

En España los términos jogging y running se llevan confundiendo durante años, salvo entre los corredores más profesionales que realmente saben lo que están haciendo. Pero en Estados Unidos ni se te ocurra decirle a un runner que si está practicando jogging... De hecho, una forma de picarse entre ellos es decirse mutuamente que lleva un ritmo de jogger. Y lo mejor es que se pican de verdad.

Ahora que ya conocéis con detalle las diferencias entre el jogging y el running, que no te engañen: cuando veas que tu amigo llama running a trotar por el parque (que también es una buena actividad física, ojo), déjale en evidencia.

Artículos recomendados