Marcha nórdica: qué es y qué beneficios aporta

Shutterstock

Marcha nórdica: caminar, conocer gente y ponerse en forma al aire libre es posible

La marcha nórdica, un ejercicio de origen finlandés que mezcla la marcha y el esquí, se está imponiendo en todo el mundo. Y es normal, porque junta beneficios de ambos deportes en una entretenida actividad al aire libre. Descubre más sobre esta actividad.

Por Ramón Fernández  |  24 Septiembre 2019

¿Ibas caminando por los parques y jardines de las ciudades, o en las rutas de senderismo de zonas rurales, y te has encontrado de repente a un grupo de personas haciendo lo propio, pero ayudados por unos bastones parecidos a los que se utilizan en el deporte del esquí? No te asustes, es algo cada vez más común. Están realizando marcha nórdica, una actividad pensada para mejorar los resultados físicos de un agradable paseo.

Este deporte surgió en Finlandia. Allí, como es lógico por el clima, los deportes de invierno que conllevan la existencia de nieve son muy populares. Muchos esquiadores de fondo, que necesitan para la práctica deportiva un nivel de resistencia muy alto, no podían permitirse pasar los meses en los que hay ausencia de nieve sin entrenar, por lo que decidieron adaptar la actividad para el verano. En aquel momento surgió la marcha nórdica, y ha ido sumando adeptos por toda Escandinavia, pero también en el resto del mundo. Incluso en España, aunque en la mayor parte de los lugares no hay nieve en ninguna época del año.

La marcha nórdica es más divertida en grupo.
La marcha nórdica es más divertida en grupo. Shutterstock

Técnica de la marcha nórdica

Aunque no parezca un ejercicio difícil de ejecutar, necesita de práctica y de unos movimientos concretos para ejercitar los músculos de forma adecuada. La técnica de la marcha nórdica más comúnmente aceptada en todo el mundo se denomina Alfa 247, y tiene como objetivo optimizar en la medida de lo posible el impulso que se obtiene al clavar los bastones en el suelo.

Para empezar, los pasos y el movimiento de brazos deberán tener una muy buena coordinación, contando con la dificultad de que ambos movimientos se deben realizar de forma inversa. Es decir, cuando damos un paso con el pie derecho, apoyamos el bastón con el brazo izquierdo, y viceversa. Además, el bastón no se apoya en el momento en que apoyamos el pie, sino en mitad de la zancada. Por otro lado, es importante mantener siempre los brazos estirados y no adelantar el bastón en ningún momento sobre la línea del cuerpo, por lo que la mayor parte del tiempo se sitúan inclinados hacia atrás. Para coger el bastón correctamente, debemos llevarlo atado a la mano, puesto que cuando la mano está atrás, se hace una torsión extraña de la muñeca, y es aconsejable casi soltar el bastón y dejarlo llevar por el movimiento.

Puedes conocer a mucha gente en las marchas nórdicas que comparten tu pasión.
Puedes conocer a mucha gente en las marchas nórdicas que comparten tu pasión. Shutterstock

Por último, pero no menos importante, como sucede en la gran mayoría de ejercicios, la postura es un punto fundamental, debiendo siempre mantener la espalda recta y dando pasos largos y seguros. Si consigues llevar a buen puerto estas simples instrucciones, disfrutarás de todos los puntos positivos que aporta este saludable ejercicio.

Beneficios de la marcha nórdica

XT29: el método para cambiar tu cuerpo en 29 días
El método XT29 es una técnica de entrenamiento basada en los ejercicios HIIT capaz de mostrar resultados en un mes.
Uno de los factores fundamentales que hacen de la marcha nórdica para su éxito es que mejora en un 40% la actividad que se realiza únicamente caminando, debido al continuo movimiento de los brazos y a la mayor zancada que se da gracias a los bastones. Suele practicarse principalmente por personas de edad avanzada, aunque los jóvenes también pueden apuntarse.

Socialmente también puede ser una herramienta interesante, pues siempre es más entretenido hacer marcha nórdica en grupos, y de hecho en casi todas las ciudades españolas hay asociaciones que se reúnen periódicamente para caminar juntos.

Con la marcha nórdica puedes recorrer rutas de todo tipo y ver paisajes diferentes.
Con la marcha nórdica puedes recorrer rutas de todo tipo y ver paisajes diferentes. Shutterstock

Diversos estudios han corroborado que es una actividad muy beneficiosa para la actividad cardiorrespiratoria, pues ayuda a mejorar la forma física, pero también aumenta los niveles de oxígeno que llegan a los pulmones. Además, colabora en una correcta higiene postural, fortaleciendo los músculos de la espalda, y evitando así los dolores en las cervicales y las lumbares.

Como ya hemos comentado, es una actividad que se realiza principalmente al aire libre, no solo en las ciudades, pues también se pueden hacer rutas en el campo y la montaña, lo que hace que no sea un ejercicio monótono y que se puedan conocer lugares de la geografía de tu región.

Los bastones

La marcha nórdica no es una actividad que implique un gasto importante, pues se pueden comprar bastones de aluminio desde 15 euros en las tiendas especializadas. Sin embargo, los más caros, enfocados a una actividad más profesional, pueden superar los 100 euros, pues están hechos de fibra de carbono, lo que los hace más ligeros y manejables.

Como habéis podido comprobar, es una actividad apta para todas las edades con la que se puede hacer amistades, perder peso, mejorar la condición física, y todo ello al aire libre. Si aún no lo has probado, no lo dudes y comienza a caminar. Tal vez se convierta en tu nueva afición.

Artículos recomendados