Ejercicios hipopresivos

Shutterstock

Ejercicios hipopresivos: para qué sirven y cuáles son sus beneficios

El entrenamiento hipopresivo no solo te permite ganar músculo y perder peso, también te ayuda a aprender a controlar la respiración. Toma nota de todos los beneficios de los ejercicios hipopresivos.

Por MENzig  |  20 Octubre 2018

Los ejercicios hipopresivos, también conocidos como gimnasia abdominal hipopresiva (GAH) son una combinación de técnicas posturales y respiratorias unidas a la contracción del músculo diafragma en espiración, dando como resultado una presión en el interior de la cavidad torácica, abdominal y pélvica, por lo que se logra una contracción muscular refleja en la musculatura del suelo pélvico y la faja abdominal. Con este tipo de ejercicios se trata de generar una menor presión en la cavidad abdominal.

Como consecuencia, aumenta el tono muscular de toda la faja abdominal al completo, lo que significa una reducción rápida del perímetro de la cintura. Además, al conseguir un abdomen más plano con la presión intraabdominal, se evita el empuje de las vísceras que ejerce el diafragma, por lo que se recolocan los órganos internos. Descubre con MENzig.fit todo lo que debes saber sobre los hipopresivos.

¿Para qué sirven los ejercicios hipopresivos?

La gimnasia abdominal hipopresiva sirve para tonificar los músculos de la faja lumbopélvica, abdomen y pelvis, pero sin presionar las estructuras y órganos internos y nace como alternativa a los métodos tradicionales de hacer ejercicios abdominales por la alta tensión que provoca en otras zonas, como la espalda.

Estos músculos están diseñados para aguantar los órganos situados en su cavidad, pero reciben una presión a diario en facetas del todo cotidianas como al toser, reír, cargar peso o practicar deporte. Esto puede afectar a la faja lumbopélvica, que dejaría de sujetar a los órganos correctamente.

Gracias a los ejercicios hipopresivos podemos conseguir que los músculos estén preparados para su función y no se vean afectados por esas cuestiones del día a día. Conseguiremos aumentar el tono muscular en reposo y ofreceremos una mejor respuesta a los aumentos de presión puntuales.

La respiración apneica

Cómo calcular el metabolismo basal del cuerpo
En MENzig.fit te vamos a enseñar cómo cácular el metabolismo basal del cuerpo de una manera cómoda y sencilla y para qué sirve.
Para poder hacer este tipo de gimnasia es fundamental dominar la respiración apneica, que se realiza expulsando todo el aire acumulado en los pulmones y aguantando después la respiración, abriendo al mismo tiempo la caja torácica. Al usar el diafragma, practicando estos ejercicios conseguiremos fortalecer la musculatura de toda la franja abdominal, pero ejerciendo menos presión sobre la zona y la espalda.

Además de fortalecer toda la franja abdominal, estos ejercicios nos ayudan a adelgazar ya que tiene efectos en la disminución de la cintura y en la mejora de la flexibilidad lumbar.

Los hipopresivos sólo están contraindicados en mujeres embarazadas y aquellos con problemas de hipertensión arterial, por lo que pueden ser realizados por la gran mayoría de las personas, da igual su sexo o edad.

Lo importante es dominar la respiración y ser conscientes de los pasos que debemos dar en cada momento para que el ejercicio de la gimnasia abdominal hipopresiva sea completo.

El dato que debes conocer

La mayoría de los ejercicios hipopresivos se realizan en posiciones de sentado o tumbado, aunque también hay algunos en los que las personas se encuentran de pie.

Beneficios de los ejercicios hipopresivos

Es muy importante tener en cuenta que la gimnasia abdominal hipopresiva debe ser controlada, al menos al comienzo, por un especialista o monitor, ya que de lo contrario nos exponemos a sufrir una lesión importante.

Oppo A7: el móvil ideal para amantes de las pantallas enormes y las pocas exigencias
OPPO presenta lo último en gama baja con el OPPO A7, en el que tan solo destaca por encima del resto el diseño y el tamaño de la pantalla.
Sin embargo, una vez que sabemos hacer los ejercicios y los practicamos habitualmente, los beneficios son enormes. Las sesiones suelen durar entre 20 y 30 minutos, aunque hay que calentar los músculos primero y estirarlos al final, por lo que es habitual acudir a clases de una hora de duración.

Estos son algunos de los beneficios de practicar ejercicios hipopresivos:

  • Reduce la grasa acumulada y tonifica el diámetro abdominal, logrando un vientre plano.
  • Ayuda a mejorar problemas de lumbalgia.
  • Previene la aparición de hernias discales y abdominales.
  • Mejora dolencias del postparto y fortalece el suelo pélvico.
  • Ayuda a corregir la incontinencia urinaria.
  • Ayuda a mejorar dolores de cuello y trapecios.
  • Mejora la vida sexual, ya que se adquiere tono muscular en el suelo pélvico y se liberan hormonas relacionadas con el placer y el bienestar.
  • Al tonificar el diafragma, mejora el rendimiento deportivo y cardio-pulmunar.
  • Previene el dolor de espalda al corregir malas posturas.
  • Previene el prolapso o caída de los órganos pélvicos, al fortalecer la musculatura que los sostienen.
  • Disminuye la fatiga al incrementar la capacidad respiratoria.
  • Mejora el tránsito intestinal.
  • Mejora la higiene postural y corrige los malos hábitos posturales adquiridos.
  • Mejora dolencias como la pubalgia.
  • Acelera el metabolismo y mejora la circulación.
  • Se recomienda a personas asmáticas ya que aumenta nuestra capacidad respiratoria.

Un beneficio secundario de estos ejercicios está relacionado con la mejora de la autoestima. Está demostrado que mejorar físicamente hace sentir bien a las personas, así que un ejercicio continuo mejora la imagen de uno mismo y, psicológicamente, aumenta su orgullo.

El ejercicio físico logra elevar la percepción positiva del atractivo de cada persona y, por tanto, consigue que se valore más a sí mismo, da igual cual sea su peso, edad o sexo. Así que, si estás pensando en introducirte en el mundo de los ejercicios hipopresivos, espero que con este texto tengas un punto de partida para informarte más en profundidad.

Lo más leído