Qué debes llevar a una carrera

Envato Elements

Esto es todo lo que necesitas antes, durante y después de una carrera

Saber qué llevar a una carrera es igual de importante que haberte entrenado bien para ella. Apunta, porque esto es todo lo que necesitas tener antes, durante y después de una carrera.

Por Guillermo Galindo  |  05 Enero 2021

Todos sabemos lo que cuesta prepararse para cualquier carrera o maratón. Son meses de planificación, con días en los que no salen las cosas, subidas y bajadas, picos de forma... En general, son días de mucho esfuerzo para lograr esa marca que te hace volver a casa con una felicidad única.

Pero el entrenamiento previo no sirve de nada si no preparas bien el día D. Y no nos referimos a dormir bien y desayunar correctamente, que también. Hablamos de la jornada previa, esa en la que empezamos a guardar todo lo que necesitamos en una mochila y sacamos del armario la ropa de la carrera. Porque hacer esto bien es tan importante como el entrenamiento de los meses anteriores. De hecho, puede arruinarte la carrera y tirar por la borda tanto tiempo invertido. Conscientes de la frustración que genera eso, en Menzig Fit hemos decidido ayudarte, enumerando todo lo que debes llevar y utilizar en una carrera tanto antes como después de la misma.

Para hacer una carrera perfecta necesitas prepararte como es debido.
Para hacer una carrera perfecta necesitas prepararte como es debido. Unsplash

Antes y durante la carrera

  • La regla de oro: no estrenar ropa. Sabemos que muchas maratones te regalan equipamiento, y a veces no te queda otra que aguantarte. Pero en la medida de lo posible, no estrenes nada el día de la carrera. Pero nada significa nada, incluso calcetines. La clave es que te sientas cómodo corriendo, por lo tanto, busca lo que más te acerque a ese confort. Y no, el algodón no es la prenda idónea, sustitúyelo por las telas sintéticas.
  • Prepárate para el calor o el frío, para el sol o la lluvia. Esto es fundamental. Si no te adaptas a las condiciones meteorológicas, estás completamente perdido. Para el sol y los días calurosos, obligatorios el protector solar, las gafas de sol y la gorra. Para la lluvia y el frío, gorro, guantes y pasamontañas, y más capas de ropa (un abrigo ligero para la lluvia es una buena opción).
  • Geles y bebidas energéticas. Especialmente lo primero, más fácil de guardar en un bolsillo, puede darte ese empujón extra cuando notes que te empiezan a fallar las fuerzas. Pero de nuevo, haz caso a la regla de oro: el suplemento deportivo que tomes el día de la maratón debes probarlo antes en un entrenamiento, por si te sienta mal o no te gusta demasiado. Por no estrenar, no se estrena ni eso.

  • Vaselina y tiritas. Cuida tu cuerpo como es debido. A lo largo de una carrera, sobre todo si hablamos de maratones largas, aparecen rozaduras, escozores y una serie de dolores ante los que te vendría bien prepararte. Antes de empezar, aplícate vaselina en los pezones para evitar el dolor, así como en axilas u otras zonas sensibles. Si proteges tus talones con tiritas, tampoco estaría de más. Y guárdate algunas para la carrera por si acaso.
  • Pulsómetro. Llevar un pulsómetro o un reloj con GPS es lo que te distinguirá de un corredor novato. Controla la distancia recorrida, sé consciente de tu pulsación y del ritmo, y utiliza todos los datos para seguir mejorando de cara a futuros eventos.
  • Alfileres. El objeto más infravalorado y olvidado en una carrera. Como haya un problema con el dorsal cuando empieces a correr, o tienes a mano un imperdible o terminas con él en la mano medio trayecto. Y creednos, es más común de lo que parece.
Un alfiler puede librarte de muchos incordios en una carrera.
Un alfiler puede librarte de muchos incordios en una carrera. Unsplash

Después de la carrera

  • Agua. Los organizadores te darán una botella de agua al llegar a línea de meta, pero no está de más traerse una de casa y dejarla en la mochila, porque lo más probable es que una pequeña botella sea insuficiente para rehidratarte.
  • Fruta y frutos secos. Tras la hidratación, toca reponer energía. Y para ello, nada mejor que la combinación plátano + frutos secos, en función del hambre que tengas. Tu cuerpo te agradecerá ingerir al menos uno de esos alimentos, así que no te olvides de añadirlos al inventario.
  • Desodorante. Lo ideal es poder cambiarte de muda al terminar, darte una ducha al momento o limpiarte con una toallita. Pero como muchas veces no hay un aseo disponible o duchas preparadas para los corredores, al menos lleva un desodorante para no ponérselo difícil a quien pase junto a ti los siguientes minutos.

Artículos recomendados