Cómo motivarte para ir al gimnasio Cómo motivarte para ir al gimnasio

Envato Elements

7 consejos para encontrar la motivación para ir al gimnasio

La falta de motivación es una de las principales causas del fracasado intento de cambio físico. Cuando sucede eso, por mucho que intentemos mantener una rutina estable, es complicado cumplirla. Vamos a intentar que puedas recuperar la motivación necesaria para ir al gym o hacer deporte.

Por Jon Irisarri  |  16 Diciembre 2021

El gimnasio es una de las tareas pendientes más comunes de todo el mundo. Conscientes de la necesidad de hacer deporte, mantener una rutina activa y saludable es una obligación vital. Sin embargo, todo lo que a priori parece fácil y de obligado cumplimiento se torna en fracaso cuando la motivación no aparece por ningún lado. Hacer algo que no nos gusta no nos apetece es una de las peores sensaciones que se puede tener, y por eso os dejamos 7 consejos con los que recuperar las ganas de hacer ejercicio y paliar esa falta de motivación.

1 Ir acompañado

Ir al gimnasio acompañado por un amigo es una de las mejores decisiones que se pueden tomar. Hacer que la hora o el rato que estés en el gimnasio pase a ser ameno es factible si mientras entrenas hablas con un amigo de tus últimas novedades. El tiempo irá mucho más deprisa, y entre conversaciones se realizarán los ejercicios casi sin darnos cuenta. Las primeras semanas en el gimnasio siempre son algo incómodas, ya que es un lugar nuevo y hay muchas máquinas y herramientas que no son fáciles de utilizar. Pero con la compañía de un amigo, la confianza aumenta, y entre los dos siempre es más llevadero pasar ese posible mal rato.

2 Si vas solo, escucha música o un podcast

Puede que no exista la posibilidad de ir con alguien, bien porque los amigos vayan a otro gimnasio o porque los horarios no coincidan. En ese caso, es aconsejable llevar unos auriculares para poder escuchar música o algún podcast. Estar tanto rato en el gimnasio sin ningún estímulo que te evada, por muy concentrado que se esté en el entrenamiento, es poco recomendable. Se terminará viendo el entrenamiento como algo largo y aburrido. Por el contrario, utilizar ese rato para escuchar un podcast que nos interese o para descubrir nuevas canciones harán del entrenamiento un rato más agradable.

El gimnasio es un lugar perfecto para descubrir las nuevas novedades musicales El gimnasio es un lugar perfecto para descubrir las nuevas novedades musicales, imagen de sustitución
El gimnasio es un lugar perfecto para descubrir las nuevas novedades musicales Unsplash

3 Obtener fotos de los resultados

Una de las cosas que más motivan a la hora de planificar un entrenamiento es observar los cambios en el cuerpo. Por ello, es fundamental ir tomando fotos de las distintas etapas de la rutina, para ir notando el cambio y que eso ayude en la motivación de continuar. Es más, en las primeras semanas es bastante habitual ir notando algún cambio, y si eso se compara con la foto tomada el primer día, no hay mejor muestra de que con un buen entrenamiento se pueden alcanzar los objetivos. Si los cambios son pequeños, no se debe caer en pensamientos negativos, y seguir insistiendo para comparar los resultados a la larga con la primera foto. Ahí seguro que notaremos el cambio, aunque en el día a día no se aprecie tanto.

4 Mantener la calma y no tener prisa con el cambio físico

Si bien es cierto que las primeras semanas se suelen notar los cambios, cada cuerpo es un mundo y debemos estar preparados para todo. Si los cambios no aparecen en las primeras semanas, se debe seguir insistiendo, ya que el cuerpo se terminará adaptando a esa nueva rutina de ejercicios. Por otra parte, quienes sí noten resultados inmediatos, quizás a medio plazo noten un estancamiento, pero eso tampoco debe acabar con nuestra motivación. En definitiva, es fundamental confiar en que una rutina constante nos llevará a un buen puerto, y no hay que perder la cabeza por no obtener los resultados inmediatos esperados.

El trabajo constante es una de las claves para alcanzar el éxito, y los resultados inmediatos no deben alterar nuestra rutina. El trabajo constante es una de las claves para alcanzar el éxito, y los resultados inmediatos no deben alterar nuestra rutina., imagen de sustitución
El trabajo constante es una de las claves para alcanzar el éxito, y los resultados inmediatos no deben alterar nuestra rutina. Unsplash

5 Llevar a cabo una rutina fija y razonable

Uno de los errores más comunes es planificar una rutina inasumible. Bien por el peso utilizado en los ejercicios, o por la cantidad de días que se establecen a lo largo de la semana. Empezar a levantar un peso que no está acorde con las capacidades de cada uno es un error, puesto que la gente puede caer en lesiones o forzar partes del cuerpo que no debería. Además, planificar una rutina con muchos días y muchas horas de entrenamiento terminará propiciando que no se cumpla, y por lo tanto, esa falta de disciplina derivará en una falta de motivación. Es mucho más aconsejable marcar objetivos alcanzables, con una rutina que vaya a ser completada de forma segura. Si la motivación aumenta, siempre habrá tiempo para añadir un día de entrenamiento a la rutina.

6 Apuntar el peso para notar el progreso

Al igual que es recomendable comenzar con un peso no demasiado elevado, para ir cogiendo la técnica de los ejercicios y no forzar, también lo es ir apuntando el peso escogido cada semana. Muchas veces se decide a ojo cada día, y con eso la rutina está perdida. Cada día el peso es diferente, unas semanas más alto y otras más bajo, y no cumple con una progresión en aumento que es, al final, lo que produce cambios en nuestra forma física. Por lo tanto, si cada entrenamiento apuntamos el peso, tendremos claro cual es el mínimo para el próximo día, y podremos ir subiéndolo progresivamente.

7 Buscar la variedad y los ejercicios apetecibles

La variedad de los ejercicios, para no caer en la monotonía y en el aburrimiento, es otra de las claves. Es una buena idea consultar con cualquier conocido que sepa sobre el tema y que te facilite una amplia lista de ejercicios con los que poder probar y disfrutar de esa variedad. Además, no merece la pena cargarte de ejercicios que no te gusten al principio, es mejor evitarlos y centrarte en los que realmente motivan. De esta forma, engancharse a la rutina y motivarse será más sencillo, y los ejercicios que menos nos gusten se irán añadiendo poco a poco.

Si estás falto de motivación, haz los ejercicios que más te gusten de primeras Si estás falto de motivación, haz los ejercicios que más te gusten de primeras, imagen de sustitución
Si estás falto de motivación, haz los ejercicios que más te gusten de primeras Envato Elements

¿Dinero por ir a entrenar?

Tras estos siete consejos, alcanzar la motivación puede parecer más sencillo. Sin embargo, seguro que para mucha gente no es suficiente. Para todos aquellos que no logran engancharse al fitness de ninguna de las maneras, es interesante la propuesta realizada por las investigadoras Katy Milkman y Angela Duckworth, a través de un estudio de la construcción de hábitos mucho más heterogénea de lo que se ha hecho hasta la actualidad, centrada hasta entonces solo en personas con un poder adquisitivo y una educación mayor, o en gente sana y joven.

La propuesta se llama 'Behavior Change for Good Initiative', con la que se pretende fomentar una vida con ejercicio. Dentro de este estudio, han elaborado el programa 'Step Up', que busca incentivar ir al gimnasio mediante una recompensa económica. Recibiendo 1,75 dólares por cada vez que acudes al gym (o descontándolos de la tarifa) se ha logrado que el gimnasio en el que se ha realizado el estudio reciba un 15% más de visitas.

Queda claro que el dinero, por poco que sea, llama la atención y engancha a mucha gente. Sin duda, todo ayuda, pero la clave pasa por que los incentivos para ir al gimnasio y tener una vida sana nazcan de muchos otros sitios.

Artículos recomendados