Christian Bale es Gorr: otras transformaciones legendarias del actor Christian Bale es Gorr: otras transformaciones legendarias del actor

Marvel Entertainment

Christian Bale lo ha vuelto a hacer: Gorr es solo una vuelta de tuerca más de sus increíbles transformaciones

El actor natural de Gales siempre ha mostrado una dedicación hacia sus papeles totalmente fuera de lo normal, lo que le ha llevado a poner en peligro su salud en muchas ocasiones a costa de transformaciones físicas legendarias.

Por Adrián Tomé  |  26 Mayo 2022

Hay quien dice que los actores de método son una tontería, como Mads Mikkelsen, pero otros se lo toman verdaderamente en serio para poder extraer el máximo al personaje e interpretándolo no solo acercándose a él, sino convirtiéndose en una prolongación del mismo.

Dentro de este amplio rango de actores, sin duda el más extremo en su preparación física es Christian Bale, que nos ha vuelto a sorprender una vez más con su papel de Gorr en 'Thor: Love and Thunder', otra película más del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM).

Para interpretar a este nuevo personaje del UCM, el actor se negó a añadir CGI con el que simular su aspecto y crear un rostro a imagen y semejanza del que aparece en los cómics. En su lugar, como buen actor de método, prefirió someterse a intensas sesiones de maquillaje y raparse para parecerse de forma más natural al denominado 'Carnicero de los Dioses'. Esto ha generado debate entre los defensores del CGI, que hubieran preferido una versión más idéntica a los cómics, y los que aseguran que, con CGI, Bale no habría podido demostrar ni un 20% de su potencial.

Al margen de la polémica, la realidad es que esa obsesión de Christian Bale por ir más allá con sus personajes y transformar radicalmente su cuerpo para asemejarse a lo que se pide de ellos, es una constante a lo largo de su carrera. Algunas veces, incluso, poniendo en riesgo su propia salud. Hoy vamos a repasar cronológicamente sus cambios físicos más impactantes.

'American Psycho' (2000)

Su papel como Patrick Bateman sigue siendo icónico y una de las razones por las que dio el salto como uno de los mejores actores de su generación. Por aquel entonces tenía 26 años pero tuvo que ganar peso y masa muscular para ponerse en la piel de Bateman, personaje que destacaba por estar en un forma física excepcional.

Para conseguirlo, Bale entrenó tres horas al día durante seis semanas con un entrenador personal, acompañándolo de una dieta basada en proteína magra y abundantes comidas. Para ponerle la guinda al pastel, durante el rodaje redujo considerablemente la cantidad de proteínas, para parecer más definido.

Probablemente su mejor estado de forma Probablemente su mejor estado de forma, imagen de sustitución
Probablemente su mejor estado de forma Lionsgate Films

'El maquinista' (2004)

Si antes había conseguido ganar peso y masa muscular, para interpretar a Trevor Retnik en 'El maquinista', se fue al extremo contrario. Durante 4 meses previos al rodaje se sometió a una dieta que consistía en café, una manzana y una lata de atún. Con esta ingesta de menos de 200 calorías diarias, perdió la friolera de 25 kg para quedarse con un peso de 53 kg. Para muchos, este es su cambio más impactante, y el verdadero comienzo de su carrusel de cambios físico legendarios.

Una de las escalofriantes escenas de la película Una de las escalofriantes escenas de la película, imagen de sustitución
Una de las escalofriantes escenas de la película Paramount Vantage

'Batman Begins' (2005)

Tan solo seis meses después del estreno de 'El maquinista', 'Batman Begins' llegaba a los cines, y el actor británico ya había conseguido darle la vuelta completamente a su estado físico. Para interpretar al Caballero Oscuro, Bale debía recuperar toda la musculatura perdida en su anterior trabajo, y sumarle un volumen extra a lo visto cinco años atrás en 'American Psycho'. Y todo ello, en tiempo récord.

En las pocas ¡semanas! que tuvo entre una película y otra, su dieta pasó de café, manzana y atún a estar repleta de ingentes cantidades de proteínas, combinadas con entrenamientos intensos 5 días a la semana, centrados especialmente en levantamiento de peso. Al comienzo del rodaje de 'Batman Begins', el actor se encontraba en 85 kg, ganando más de 30 kilos en apenas dos meses. Para sus otras dos películas de Batman, Bale sufrió un proceso parecido. Tuvo que intercalar el ejercicio intenso y la dieta proteica con etapas de rápida pérdida de peso para interpretar personajes mucho menos atléticos entre medias. Fueron años de mucho estrés físico.

Cuesta creer que en tan poco tiempo llegara a esto Cuesta creer que en tan poco tiempo llegara a esto, imagen de sustitución
Cuesta creer que en tan poco tiempo llegara a esto Warner Bros. Pictures

'La gran estafa americana' (2013)

Poco después de cerrar la trilogía de Batman, Bale estrenaba esta película en la que interpretaba a Irving Rosenfeld, un famoso estafador de los años 70. De nuevo, otra transformación más. Bale debía seguir ganando peso, pero esta vez sin nada de músculo. Ganó 20 kg de pura grasa para el papel.

Su método fue más o menos sencillo, una dieta a base de comida basura, donuts, pizzas y hamburguesas todos los días hasta conseguir su objetivo. Sin embargo, esta fue la transformación que más problemas le supuso, tanto por su salud (admitió encontrarse mal en general y su postura degeneró en una lesión de espalda), como para su carrera. Poco después de este filme tenía que ponerse en forma para 'Exodus: Gods and Kings', pero no fue capaz de conseguirlo a tiempo, lo que estuvo a punto de costarle el despido. Finalmente alcanzaría el objetivo, pero el rodaje tuvo que esperarle.

Difícil volver a ponerse en forma después de esto Difícil volver a ponerse en forma después de esto, imagen de sustitución
Difícil volver a ponerse en forma después de esto Annapurna Pictures

'Vice' (2018)

A pesar de los problemas que le causó en 2013, Christian Bale no dudó en volver a ganar peso de forma exagerada para una película. En este caso tenía que interpretar a Dick Cheney, exvicepresidente de los Estados Unidos. Volvió una vez más a engordar más de 20 kilos para un papel, aunque en esta ocasión contactó con un nutricionista para hacerlo de forma saludable. No está claro qué dieta llevó exactamente, pero definitivamente no era la misma que en 'La gran estafa americana'.

Para poder interpretar a Cheney, Christian Bale también pasó por un intenso trabajo de maquillaje, para parecerse en lo máximo posible al político, especialmente dada la diferencia de edad entre el personaje y el actor. Para hacernos a la idea, se tiraba hasta ocho horas diarias en la sala de maquillaje.

Una vez más irreconocible Una vez más irreconocible, imagen de sustitución
Una vez más irreconocible Annapurna Pictures

'Le Mans '66' (2019)

De nuevo, Bale acumuló dos películas que requerían un estado físico muy diferente. En 'Le Mans '66', el actor galés tenía que perder 30 kilos para interpretar a Ken Milles, un piloto de carreras. Además, debía realizar un entrenamiento específico para poder conducir coches a alta velocidad. Todo ello, de nuevo, en unos pocos meses.

Ya volvía a estar como nuevo después de convertirse en Cheney Ya volvía a estar como nuevo después de convertirse en Cheney, imagen de sustitución
Ya volvía a estar como nuevo después de convertirse en Cheney 20th Century Studios

Aunque la dieta que tuvo que seguir no fue tan extrema como en sus tiempos de maquinista, el paso de los años y los continuos cambios físicos habían dejado a Bale demasiado maltrecho para su edad. "Si sigo bajando y subiendo de peso para mis papeles, moriré", admitió en la presentación de la película. Desde entonces, no ha vuelto a subirse a esa montaña rusa de pérdida y ganancia de peso tan extrema, pero eso no significa que haya dejado de lado los cambios radicales de caracterización. Y si no, echad un vistazo de nuevo a Gorr...

Artículos recomendados