Beneficios de entrenar por la mañana Beneficios de entrenar por la mañana

Envato Elements

Por qué deberías madrugar para entrenar

Sabemos que cuesta el doble, pero madrugar es la mejor opción para una buena rutina de entrenamiento: desde reducir la distracción a mejorar el ánimo para el resto del día son algunos de sus muchos beneficios.

Por Susana Navas  |  25 Octubre 2021

Entrenar cuesta y da pereza. Al fin y al cabo, vas a sudar y a pasarlo 'mal' de motu propio, muchas veces sin demasiada motivación. Por eso, nos cuesta siempre encontrar un hueco que dedicarle. Nada más llegar del trabajo estamos cansados, por la noche tenemos que preparar la cena... Entonces, ¿cuándo es el mejor momento? Pues, aunque nunca os lo hubieseis planteado y os parezca una aberración, el mejor momento es entrenar por la mañana. Antes de que os echéis las manos a la cabeza o cerréis el artículo, prestad atención a los beneficios de madrugar para hacer ejercicio.

Estás más centrado

Al hacer el ejercicio a primera hora de la mañana, justo tras despertarse, la rutina no ha comenzado todavía. Esto se traduce en que todavía no hay preocupaciones derivadas de quehaceres, llamadas, responsabilidades o más trabajo. Si no existen distracciones es mucho más fácil que se complete el entrenamiento y que se haga concentrado en el mismo, y no pensando en otra cosa. Además, es al poco de despertarnos cuando nuestro cerebro está más activo y más despierto, y no al final de la jornada, cuando está pidiendo el cambio. A mayor actividad cerebral, más concentración para realizar un buen entrenamiento.

El deporte a primera hora puede ayudar a relajarte para lo que viene El deporte a primera hora puede ayudar a relajarte para lo que viene, imagen de sustitución
El deporte a primera hora puede ayudar a relajarte para lo que viene Envato Elements

Dispones de más tiempo libre

Combinar ocio, entrenamiento y descanso en el poco tiempo libre que nos queda tras llegar a casa del trabajo, tras estudiar unas oposiciones o, en general, tras cualquier tipo de responsabilidad que tengamos, es uno de los grandes quebraderos de cabeza de nuestra vida diaria.

Pero, ¿y si eliminamos de la ecuación el entrenamiento al moverlo a la mañana? Tendrás que irte a dormir antes, pero sabes que, una vez vuelves de trabajar, el tiempo libre podrás dedicarlo plenamente a ti y a lo que te apetezca, sin obligaciones de ningún tipo.

Mejora el estado de ánimo

Si ya practicar deporte en general tiene múltiples beneficios tanto físicos como mentales, hacerlo por la mañana va un escalón más allá, ya que hará que nos sintamos mejor durante el resto del día. Si te levantas siempre acuciado por el estrés, prueba a cambiar tu rutina a la mañana. Empezarás el día con más energía y cargado de endorfinas para encarar lo que se viene lo más relajado posible.

Se duerme mucho mejor

Hacer deporte ayuda a equilibrar las hormonas y mejora la calidad de nuestro sueño, siempre y cuando no lo practiquemos poco antes de dormir. Cuanto antes se haga ejercicio antes acabará cansándose el cuerpo durante la jornada, llegando a la hora de acostarse con más cansancio y ganas de descansar. Y no solo dormiremos más. También lo haremos mejor, con ciclos de sueño más profundos.

Si además de pronto, el ejercicio se hace al aire libre, por la noche aumentará nuestro nivel de melatonina. Si además de pronto, el ejercicio se hace al aire libre, por la noche aumentará nuestro nivel de melatonina., imagen de sustitución
Si además de pronto, el ejercicio se hace al aire libre, por la noche aumentará nuestro nivel de melatonina. Envato Elements

Control del nivel de glucosa en sangre

Este aspecto es especialmente interesante para los diabéticos. Y es que, está demostrado gracias a varios estudios que el ejercicio matutino es un factor para manejar la diabetes tipo 1.

Cierto es que para este tipo de personas, hacer cualquier tipo de deporte es un reto muy grande, precisamente por el riesgo que hay de hipoglucemia o de tener niveles muy bajos de glucosa. Hacer más ejercicio de lo habitual es una de las cosas que puede provocar niveles bajos de azúcar en sangre. Y sin suficiente nivel de glucosa, el cuerpo no podrá realizar correctamente sus funciones habituales.

Sin embargo, los estudios que se han realizado, han demostrado que hacer ejercicio por la mañana reduce estos riesgos que existen vinculados al deporte. En las investigaciones, las personas que hicieron una rutina de entrenamiento a primera hora presentaron menor riesgo de padecer hipoglucemia o sucedáneos que los que lo realizaban en otras franjas del día.

Tratamiento de la presión arterial

Para las personas con la presión arterial alta o que sufren hipertensión, entrenar por la mañana puede resultar realmente beneficioso. El deporte es una vía para controlar la presión arterial de forma natural, y se ha demostrado que practicarlo por la mañana ayuda a conseguirlo.

Un estudio en el que se agruparon tres grupos equitativos formados por personas hipertensas y se estableció una hora determinada para una sesión de ejercicio (unos a las 7:00h., otros a las 13:00h. y el último a las 19:00h.), corroboró que el grupo de la mañana obtenía unos resultados más favorables en el cambio de presión arterial.

Evitas el calor en verano

Durante el verano, la primera hora de la mañana es la mejor franja horaria para hacer ejercicio, sin discusión. De lo contrario, estamos expuestos a golpes de calor, hipertermia y demás problemas de sobra conocidos.

Si bien en el invierno estos contratiempos desaparecen, y por la mañana temprano hace más frío, si cogiste ya el rutina de entrenar al principio del día, no la pierdas. El resto de beneficios que comentamos en el artículo siguen intactos, así que ponte ropa térmica y continúa con el entrenamiento.

Artículos recomendados