Los riesgos de hacer ejercicio con resaca Los riesgos de hacer ejercicio con resaca

Unsplash

¿Es recomendable hacer ejercicio con resaca?

Seguramente la mayoría habéis pasado por una resaca y al día siguiente habéis intentado hacer algo de ejercicio para sentiros mejor, pero... ¿es realmente bueno para la salud?

Por Roberto Méndez  |  10 Diciembre 2020

Se acercan las fechas navideñas, y con ellas también la ronda de bares que dura hasta la noche, las cenas familiares o el garrafón en las discotecas de Nochevieja. Aunque las Navidades de este año serán muy diferentes, muchos seguirán aprovechando la ocasión para dejarse llevar y empezar a hidratarse desde temprano y durante horas con cualquier cosa menos agua.

Esa mañana, tarde y noche pueden ser inolvidables, pero el problema viene a la mañana siguiente, cuando abrimos los ojos y nos despertamos con esa resaca que provoca en nuestro cuerpo un dolor de cabeza y malestar que nos impide actuar con normalidad, arrepintiéndonos de todo lo que bebimos y jurando que nunca más lo volveremos a hacer (algo que, no nos vamos a engañar, no cumplimos).

Todos sabemos lo que hay que hacer en situaciones de resaca: beber mucha agua e intentar no morirte. Pero hay quien tiene costumbres raras: desde comer comida rápida a salir a correr. De esto último vamos a hablar hoy. Por tanto, antes de prepararte para hacer ejercicio con resaca con la intención de quemar todas las colorías de todo el alcohol ingerido, tómate un respiro y descubre cuáles pueden ser las consecuencias, y no positivas precisamente.

Tú prueba a correr intensamente con resaca, a ver cuánto duras... Tú prueba a correr intensamente con resaca, a ver cuánto duras..., imagen de sustitución
Tú prueba a correr intensamente con resaca, a ver cuánto duras... Envato Elements

¿Por qué NO es buena idea hacer deporte con resaca?

Como decíamos, después de una noche de copas, toca despertarse y afrontar la resaca. Algunos prefieren estar en el sofá con una manta viendo alguna película y otros salir a hacer ejercicio para sudar todo el alcohol del día anterior. Pero lo cierto es que ninguna de estas dos opciones son del todo las más apropiadas.

Cuando tenemos resaca, nuestros músculos no descansan como de forma habitual y esto provoca el aumento del riesgo de sufrir una lesión muscular. Nuestro cuerpo está al límite porque el hígado y los riñones trabajan de forma constante para descomponer el alcohol ingerido y a su vez combatir la deshidratación del alcohol. Intentar sudar para echar el alcohol solo nos traerá problemas físicos y más deshidratación en el cuerpo, puesto que el proceso de eliminación de esta sustancia pasa por el hígado y no por lo mucho que expulsan nuestras glándulas sudoríparas.

La resaca produce una gran deshidratación y no es recomendable obligar a nuestro cuerpo a sudar haciendo ejercicio. La resaca produce una gran deshidratación y no es recomendable obligar a nuestro cuerpo a sudar haciendo ejercicio., imagen de sustitución
La resaca produce una gran deshidratación y no es recomendable obligar a nuestro cuerpo a sudar haciendo ejercicio. Envato Elements

Por eso, si hacemos un ejercicio intenso con el objetivo de ponernos en forma y sudar todo lo que hemos bebido, conseguiremos un resultado totalmente diferente al esperado. Al estar deshidratados no es recomendable que obliguemos a nuestro cuerpo a sudar, pues los órganos tiran de la poca agua que tenemos y los músculos a los que se obliga a trabajar no están en sus mejores condiciones. Esto se traduce en fatigas, calambres y aumento del riesgo cardiovascular.

Además, el alcohol provoca en nuestro cuerpo una situación de acidosis que, sumada a un ejercicio profundo, puede generarnos algún tipo de lesión muscular. Del mismo modo, también puede crearnos desequilibrios a niveles metabólicos por la alteración de la glucosa, pues al obtener menos glucosa el cuerpo tiene menos energía. Nuestro cuerpo tiene como preferencia metabolizar el alcohol y alterará la asimilación de las fuentes de energía que obtiene de los lípidos y carbohidratos.

Lo que puede ser una noche de película como 'Resacón en Las Vegas', puede terminar en un día siguiente tan duro como el de los protagonistas de la película. Al menos, eso sí, no recibiremos un derechazo de Mike Tyson.

Tu cuerpo no está para muchos trotes en un día de resaca, así que no fuerces. Tu cuerpo no está para muchos trotes en un día de resaca, así que no fuerces., imagen de sustitución
Tu cuerpo no está para muchos trotes en un día de resaca, así que no fuerces. Envato Elements

Entonces, ¿no se debe hacer ningún tipo de ejercicio?

Dependiendo del tipo de resaca que tengamos o de lo que hayamos bebido sí podríamos realizar ejercicio moderado, pero en ningún caso es recomendable hacerlo con la misma intensidad que en una situación normal sin alcohol en nuestro organismo.

La gente habituada a entrenar puede hacer algo en día de resaca, pero que sea ejercicio suave, evitando así en todo momento la intensidad, mientras que para las personas que no hacen deporte de forma habitual, no estaría de más salir a dar un paseo o incluso caminar rápido durante un breve periodo de tiempo.

Por tanto, la clave del ejercicio con resaca es hacerlo de una forma moderada, dejando en todo momento el ejercicio intenso de lado. Pero sí que viene bien ponerte el chandal y ejercitarte, al contrario de lo que podríamos pensar, porque con algo de deporte conseguiremos activar nuestra circulación y que a su vez todas las partes del cuerpo reciban nutrientes necesarios para funcionar de forma adecuada.

Ya lo sabes. Bebe agua a conciencia y realiza deporte moderado, dejando el ejercicio intenso a un lado. De esta forma evitarás lesiones y más dolores de cabeza del que ya tenías al levantarte resacoso.

Artículos recomendados