Proteínas de carne: beneficios de comerlas

Shutterstock

Proteínas de carne: beneficios de comer proteínas de carne

Las proteínas son fundamentales en una dieta equilibrada y, si queremos ganar músculo, especialmente. Por eso, las proteínas de carne suelen estar recomendadas, debido a su alta calidad. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre las proteínas de carne.

Por MENzig  |  08 Febrero 2019

Las proteínas son esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y, en el caso de los deportistas, una gran ayuda para ganar músculo. La carne es una importante fuente de la que obtener estos macronutrientes con muchas propiedades para el organismo. En MENzig.fit te explicamos cuáles son los beneficios de comer proteínas de carne.

Las carnes, rojas o blancas, son una excelente fuente de proteínas de alta calidad por lo que los expertos las incluyen en toda dieta que se presuma sana y equilibrada, sabida la importancia que tiene para el organismo el aporte adecuado de estos nutrientes. Si quieres saber los beneficios que tiene comer proteínas de carne o qué carnes son las más recomendables, te lo contamos todo en este post.

Proteínas, ¿por qué las necesitamos?

Antes de adentrarnos en las proteínas de carne centrémonos en despejar una incógnita: ¿por qué necesitamos proteínas? Las proteínas son nutrientes esenciales para que nuestro organismo funcione de forma correcta. La base de las proteínas son los aminoácidos cuya composición varía de unas proteínas a otras.

Las proteínas aportan energía, ayudan a crear anticuerpos con los que se refuerza el sistema inmunológico, trabajan en la formación de los músculos, los huesos, los tejidos de la piel, el pelo, las uñas o los neurotransmisores, favorecen la digestión, ayudan a mantener los niveles óptimos de azúcar en sangre... aportan tantos beneficios para nuestro cuerpo y nuestra salud que se convierten en imprescindibles dentro de unos hábitos de alimentación saludables.

Según las recomendaciones de los expertos en materia sanitaria, la ingesta de proteínas al día debe rondar los 0,8 gramos de proteína por kilo de peso y deben aportar el 15 por ciento del total de calorías de la dieta.

¿Por qué consumir proteínas de carne?

XT29: el método para cambiar tu cuerpo en 29 días
El método XT29 es una técnica de entrenamiento basada en los ejercicios HIIT capaz de mostrar resultados en un mes.
Las proteínas de carne, como ocurre en general con las proteínas de origen animal, tienen un alto valor biológico pues contienen todos y cada uno de los aminoácidos esenciales, aquellos que el organismo no puede sintetizar por sí mismo y hay que buscar su aportación a través de la dieta: isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano, valina e histidina. Asimismo, las proteínas de carne aportan cuatro calorías por gramo que desempeñan una función estructural muy importante.

La pechuga de pavo es la más recomendable por su alto contenido en proteínas y bajo en grasas.
La pechuga de pavo es la más recomendable por su alto contenido en proteínas y bajo en grasas. Shutterstock

Las proteínas de carne pueden ingerirse a través de las carnes rojas o las carnes blancas que también son fuente de hierro. La diferencia fundamental entre unas carnes y otras radica en la calidad de grasa y se consideran más saludables y recomendables las que contienen cantidades menores de grasas. También existen en el mercado suplementos de proteínas de carne.

Carnes rojas o carnes blancas, ¿dónde están las mejores proteínas de carne?

Tanto las carnes rojas (siempre hablando de las partes magras) como las blancas son una gran fuente proteica. ¿En qué se diferencian?

  • Carnes rojas (carne de cerdo, de ternera, de buey...) cuentan con proteínas de alta calidad, además de ser fuente de importante nutrientes como el hierro, el yodo o el magnesio. Si bien, el consumo de carnes rojas como fuente de proteínas debe ser más moderado pues el índice de grasa que contienen es mayor.
  • Carnes blancas (carne de pollo, de pavo, de pato, pescados...) son también fuente de proteínas de alto valor, de hierro y vitaminas pero con menor índice de grasa por lo que son las reinas las dietas, especialmente de las hipocalóricas.

En definitiva, los dos tipos de carne suponen una buena fuente de proteínas para nuestro organismo y recurrir a ambas sería lo recomendable. Eso sí, con un control de las grasas que vayas a consumir con las carnes rojas.

Pechuga de pavo: un 'must' dentro de las proteínas de carne

En general, todas las carnes son ricas en proteínas pero, bien es cierto, que unas tienen mayor porcentaje que otras. En este sentido, la pechuga de pavo tiene una gran valoración porque concentra gran cantidad de proteínas y además un bajo contenido de grasas. Para poner un ejemplo, 100 gramos de pechuga de pavo reportan 24 gramos de proteínas (superior incluso a la de la pechuga de pollo o el atún) y solo uno de grasa.

Suplementos de proteínas de carne, otra alternativa

Jornada 9 de LaLiga: 10 reflexiones de la novena jornada de LaLiga
El Barcelona ha recuperado las buenas sensaciones y el liderato de LaLiga. Repasamos los mejores momentos de la novena jornada de LaLiga.
Como ya hemos señalado con anterioridad, además de las fuentes naturales, en el mercado existen también suplementos de proteína de carne muy conocidos en el mundo del fitness y el culturismo y, en general, entre los deportistas cuyos entrenamientos conllevan un gran desgaste muscular. Estos suplementos son una fuente rápida de proteínas que, además de ayudar al metabolismo, tienen un papel fundamental en el desarrollo, reparación y mantenimiento de los músculos.

Los suplementos de proteína de carne aportan proteínas de alto valor biológico (se derivan de la carne roja). Además, la mayoría de ellos están exentos de grasas saturadas o cuentan solo con pequeñas trazas y la mayoría son enriquecidos con minerales y vitaminas. Claro que esto no quiere decir que limites tu aportación de calorías solo a suplementos.

Las proteínas de carne tienen un gran valor nutricional para el organismo y en una cantidad necesaria son imprescindibles en toda dieta. Ahora que ya conoces sus beneficios ¿vas a incluirlas en tu alimentación?

Artículos recomendados