Riesgos de hacer ejercicio todos los días sin descansar Riesgos de hacer ejercicio todos los días sin descansar

Unsplash

Por qué descansar de tu rutina de entrenamiento dos días a la semana te pondrá aún más fuerte

Hacer ejercicio todos los días es un error que puede costarnos muy caro. Te explicamos los riesgos del sobreentrenamiento, y por qué debes descansar al menos uno o dos días a la semana.

Por Guille Galindo  |  03 Febrero 2021

Todo aquel que se acerca al mundo fitness sabe que existen tres pilares para mantenerte en forma y cuidar tu salud: dormir bien, seguir una dieta saludable y hacer deporte. Sin embargo, creo que va siendo hora de actualizar este mantra añadiéndole un cuarto mandamiento: descansar de la actividad física como es debido.

Y no nos referimos al descanso entre ejercicios, que en función de la rutina puede ser mayor o menor. Hablamos del descanso entre entrenamientos, a terminar con la creencia de que hacer ejercicio los siete días de la semana es la mejor receta para cumplir los objetivos. Te podríamos llegar a admitir esta frase si fueras un deportista de élite, aunque con muchos matices, ya que ellos también cuentan con jornadas de descanso o recuperación. ¿Pero tú? Ni sigues los patrones de entrenamiento de los deportistas profesionales ni cuentas con su preparación física. Y ponerte a entrenar duro todos los días no te va a acercar a conseguirlo, sino todo lo contrario.

A diferencia de lo que se piensa generalmente, descansar varios días a la semana de tu rutina de ejercicio maximiza los beneficios del entrenamiento anterior. El descanso permite regenerar los tejidos y adaptarse al incremento de nuestra capacidad física. Si entrenamos sin descanso, esta regeneración nunca llega, y nos quedamos estancados en el mismo rendimiento. Por tanto, es durante ese día de descanso cuando el músculo se fortalece y crece, no durante la actividad en sí. Solo con descanso podremos aumentar los objetivos, entrenar intensamente todos los días de la semana no nos ayudará a lograrlo a medio plazo.

Si entrenas duramente todos los días, terminarás pagándolo caro. Si entrenas duramente todos los días, terminarás pagándolo caro., imagen de sustitución
Si entrenas duramente todos los días, terminarás pagándolo caro. Unsplash

¿Cuántos días hay que descansar?

Es necesario descansar al menos uno o dos días por semana. No es mala idea aprovechar el fin de semana para ello, aunque, siendo estrictos, lo más recomendable es lo siguiente:

  • Entrenamientos de fuerza - Un día de descanso por cada tres días de ejercicio
  • Entrenamiento HIIT - Un día de recuperación activa o descanso por cada día de rutina de alta intensidad
  • Entrenamiento completo - Alternar 3-4 días de entrenamiento con 1-2 de descanso activo y uno de descanso total

¿A qué nos referimos cuando hablamos de descanso activo? A seguir haciendo alguna actividad física moderada, para que tus músculos descansen mientras te mantienes en forma. Hablamos de caminar, correr con moderación o practicar algún juego en equipo. Pasar el día en el sofá déjalo para la jornada de descanso total.

Correr de forma moderada, el mejor descanso activo. Correr de forma moderada, el mejor descanso activo., imagen de sustitución
Correr de forma moderada, el mejor descanso activo. Freepik

Los peligros del sobreentrenamiento

De no hacernos caso y seguir empeñado en entrenar intensamente todos los días, no tardarás en notar los primeros síntomas del sobreentrenamiento o

  • burn out
  • . Primero, un cansancio generalizado y una pérdida de rendimiento a la hora de realizar los ejercicios, lo que conduce a un sobreesfuerzo que genera fatiga crónica y hasta desbarajustes hormonales que podrían afectar en gran medida a nuestro humor.

    Si durante los días de sobreentrenamiento centras la rutina en un grupo muscular en concreto, lo más probable es terminar sufriendo una atrofia muscular o una rotura del músculo por estrés. Y todo esto, por no descansar y querer forzar la máquina más de lo aconsejable, cuando ni siquiera te va a ayudar a ponerte más fuerte. Seguro que a partir de ahora te lo piensas dos veces.

    Artículos recomendados