Complejos vitamínicos

Shutterstock

Complejos vitamínicos: qué son, para qué sirven y beneficios

Las vitaminas son imprescindibles para el desarrollo de nuestro cuerpo. Muchos deportistas creen que, añadiendo complementos vitamínicos, es posible conseguir mejores resultados en los entrenamientos. ¿Es esto cierto? Desvelamos los mitos y verdades de los complementos vitamínicos.

Por MENzig  |  02 Octubre 2018

Las vitaminas son sustancias orgánicas que se encuentran en los alimentos en pequeñas cantidades pero que resultan imprescindibles para el correcto funcionamiento del organismo. Ante una dieta poco equilibrada, situaciones de estrés o elevadas prácticas deportivas será conveniente un aporte extra de vitaminas que se conseguirá mediante complejos vitamínicos. Estos suplementos aportarán al organismo las vitaminas necesarias para completar sus reacciones metabólicas. Descubre con MENzig.fit los tipos de complejos vitamínicos que existen y sus beneficios.

Tipos de complejos vitamínicos

Existen tres grupos de suplementos vitamínicos en función de su composición:

  • Complejos multivitamínicos: Estos suplementos cuentan con una gran variedad de vitaminas en su composición y, habitualmente, incluyen minerales esenciales. Sin embargo, no suelen ser los más recomendables ya que un exceso de vitaminas también supone un problema para el organismo.
  • Grupo B: Contienen vitaminas hidrosolubles de fácil absorción pertenecientes al grupo B y en ocasiones también presentan vitamina C. La variante más famosa de este tipo de complejo vitamínico es la que presenta una composición B1-B6-B12, recomendada para intoxicaciones alcohólicas leves.
  • Suplementos vitamínicos especiales: Diseñados para avitaminosis concretas de una única vitamina.

Beneficios de los complejos vitamínicos

Un elevado consumo de vitaminas puede derivar en problemas muy graves para la salud. Por ello es importante la ingesta moderada de complejos vitamínicos y hacerlo solamente cuando esta sea indicada.

Paliar las carencias de vitaminas es muy importante. Si se realiza ejercicio físico los suplementos vitamínicos pueden ayudar a tener más energía antes del esfuerzo y ayudar a una mejor recuperación tras la práctica deportiva. Por otro lado, ante situaciones de estrés laboral o estados bajos de ánimo debido a circunstancias familiares, los complejos vitamínicos pueden ser útiles elevando nuestro ánimo. Además, si bien es cierto que todavía está en fase de estudio, muchos suplementos favorecen una mayor capacidad retentiva y aumento de la memoria, así como aumentan la concentración y atención.

Los complejos vitamínicos son muy recomendables durante el embarazo. El ácido fólico reduce el riesgo de defectos congénitos en el cerebro y la columna vertebral en el recién nacido. También suele recomendarse el suministro vitamina D a los bebés lactantes entre 0 y 2 años combinado con la exposición a la luz solar diaria durante diez minutos para combatir el raquitismo. La misma vitamina D también se recomienda a mujeres que han pasado la menopausia para evitar problemas óseos y las personas mayores de 50 años notarán un mayor bienestar si consumen complejos vitamínicos con B12 en su composición, dado que a medida que envejecemos, la adsorción de esta vitamina a través de los alimentos resulta más complicada para nuestro organismo.

Con todo, una dieta variada, rica en frutas y verduras, presenta un gran aporte de vitaminas que haría menos necesario su complemento a través de complejos vitamínicos. Si a ello le sumamos un ejercicio físico moderado gozaremos de unas condiciones de vida muy saludables.

Antes de echar mano de complejos vitamínicos, es mejor consumir más frutas y verduras.
Antes de echar mano de complejos vitamínicos, es mejor consumir más frutas y verduras. Shutterstock

Riesgos de los suplementos vitamínicos

Los suplementos vitamínicos aumentan su volumen de ventas cada año. En un estudio realizado en 2015 en 3.469 farmacias se constató que el aumento de ventas con respecto al año anterior era del 5,4%. Este aumento en el consumo de complejos vitamínicos ha supuesto también un aumento de problemas de salud asociados a la ingesta incorrecta o excesiva de suplementos.

Es destacable el hecho de que complejos ricos en vitamina A pueden afectar negativamente a mujeres embarazadas y a fumadores debido a las grandes cantidades de betacaroteno. A su vez, muchos complejos vitamínicos van asociados a elevados dosis de hierro que, salvo en casos de anemia, puede acumularse en tejidos u órganos del cuerpo provocando daños severos. También hay que tener en cuenta que algunos complejos pueden contener gluten, harinas u otros productos derivados que afecten a celíacos.

¿Cómo seleccionar un complejo vitamínico adecuado?

La composición de los suplemento vitamínicos difiere en función de la edad, el sexo u otros factores de aquellos para los que están indicados. De este modo, si el complejo va a ser consumido por una persona de edad avanzada es importante que en su composición haya vitamina D y B12, mientras que si es un hombre quien lo hace no debería contener hierro.

El consejo más importante a la hora de comprar un complejo vitamínico es dejarse guiar por un profesional y en la medida de lo posible, verificar que en su composición no hay un exceso de vitamina A o hierro, salvo prescripción.

Hombres con pelo largo: todo lo que debes saber para tener una melena perfecta
Los hombres con pelo largo no solo se preocupan del estado de su cabello, sino que también tienen que derrumbar ciertos falsos mitos sobre el pelo largo.
En conclusión, los complejos vitamínicos pueden ayudar a controlar déficits o carencias de vitaminas en circunstancias concretas. Desde MENzig.fit aclaramos que uso no nos exime de realizar una dieta sana y equilibrada, del mismo modo que sus beneficios no son inmediatos y pueden llegar a no manifestarse en nuestro cuerpo. Por ello, no se debe abusar de su uso y es indispensable recurrir a un profesional para que nos asesore a la hora de realizar su consumo.

Lo más leído