Cómo adelgazar rápido y no recuperar el peso

Shutterstock

Cómo adelgazar rápido y no recuperar el peso perdido

¿Sabes cómo es posible perder peso de manera rápida y mantenerlo? ¿Funcionan los trucos de las cinco comidas al día o de saltarse la dieta una vez a la semana? Toma nota de cómo perder rápidamente esos kilos de más y mantenerte en forma.

Por MENzig  |  12 Febrero 2019

Aprender cómo adelgazar rápido y no recuperar el peso es el gran sueño de todos aquellos que buscan bajar algunos kilos. En MENzig.fit te vamos a guiar para conseguirlo con consejos que te ayudarán a conseguir el cuerpo que estás buscando.

Cómo adelgazar rápido

Adelgazar rápido es relativamente sencillo. Si hacemos esa búsqueda en internet nos aparecerán cientos de páginas, pero el 99% tienen algo en común: son 'dietas milagro'. Esas dietas prometen adelgazar 10, 15 o hasta 20 kilos en apenas unas semanas... a cambio, en casi todos los casos, de perjudicar gravemente a tu salud. Y lo que es todavía peor, con el temible efecto rebote amenazando con una auténtica espada de Damocles.

El efecto rebote consiste en recuperar los kilos que has adelgazado durante una dieta a las pocas semanas de haberlos perdido y, aún peor, acumular más kilos de los que te habías dejado. Es algo que pasa muy habitualmente en las personas que adelgazan rápido y no recuperar el peso es lo que intentaremos evitar en este post.

Estos son los mejores consejos para adelgazar rápido, pero sin hacer locuras:

Come de casi todo

Si dejas de ingerir muchas calorías o eliminas los carbohidratos, el cuerpo nota que ya no dispone de esos nutrientes, por lo que deja de producir ciertas hormonas. Lo mejor es seguir comiendo alimentos de todo tipo, reduciendo la cantidad de carbohidratos pero sin llegar a eliminarlos de la dieta.

Sí a los alimentos integrales

Beneficios de entrenar durante el invierno
¿Sabías que hacer ejercicio en invierno nos aporta numerosos beneficios? Te explicamos cómo ejercitar correctamente nuestro cuerpo en invierno.
Son ricos en fibras, vitaminas y minerales, por lo que los alimentos integrales son muy beneficiosos para nuestro organismo cuando buscamos bajar de peso. Si los combinamos con verduras, carnes magras y productos bajos en calorías, conseguimos acelerar el metabolismo y que el cuerpo queme las calorías que nos sobran.

Bebe muchos líquidos

Casi todas las dietas coinciden en que hay que beber al menos dos litros de agua al día, además de otros líquidos como el té o el café. Eso hará que el metabolismo no se ralentice y, a la vez, nos sentiremos con más energía.

Haz ejercicio

Seguir una dieta más o menos estricta no nos servirá de mucho si no la combinamos con ejercicio. Los más indicados en estos casos son los ejercicios aeróbicos, como correr o nadar, y ayudarán a que el cuerpo queme la energía que consumimos, teniendo como resultado directo la pérdida de peso.

Beber agua en abundancia es fundamental para perder peso y mantener lo perdido.
Beber agua en abundancia es fundamental para perder peso y mantener lo perdido. Shutterstock

Cómo adelgazar y no recuperar peso

El efecto rebote es el gran temor de todos los que siguen una dieta para perder algunos kilos. Para no recuperar el peso que hemos perdido y mantener la figura, habría que seguir algunas reglas básicas:

  • Mantener una dieta sin grasas saturadas.
  • Hacer ejercicio, al menos, 4 días a la semana.
  • La importancia de la constancia: hay que cuidarse.
  • Olvidarnos del alcohol: las copas son la peor compañía de la dieta; sólo el vino tinto, con moderación, es asimilado por el cuerpo.

Podemos resumir en cinco las claves que pueden ayudarnos a no recuperar peso.

Hacer cinco comidas al día

'For and From', el outlet de Inditex: todo lo que necesitas saber
El outlet de 'For and From' de Temple es uno de los secretos mejor guardados de Inditex... hasta hoy. Os contamos dónde está y qué productos tiene.
Es necesario repartir las comidas a lo largo del día para no pasar hambre y, de paso, no comer en exceso a mediodía y por la noche. Por si fuera poco, hacer cinco comidas al día te revitalizará durante el trabajo y te ayudará a llegar al final del día con energía.

Un buen desayuno ayuda a rendir más a lo largo de la jornada y es el comienzo perfecto para una dieta equilibrada. Incluir proteínas como pechuga de pavo o huevos es una gran idea, porque activamos el metabolismo y nuestro cuerpo comienza a gastar energía desde primera hora. Tomar un tentempié a media mañana como frutos secos o una pieza de fruta hará que lleguemos a mediodía sin el estómago vacío.

Repitiendo esta operación por la tarde, ya sea con un yogur o una pulguita de jamón serrano conseguiremos terminar la jornada de trabajo a tope y, además, no llegar desfallecidos a casa en busca de una cena demasiado copiosa. Repartir las calorías a lo largo de las cinco comidas es fundamental para mantener nuestro peso estable.

Consumir hidratos de liberación lenta

Ya hemos comentado que no podemos eliminar de nuestra dieta los hidratos de carbono de forma absoluta, pero sí que debemos controlar cuáles tomamos. Por ejemplo, son beneficiosos los hidratos de 'liberación lenta' es decir, los que se digieren despacio ayudando a la digestión. Son alimentos como el arroz o la pasta integral, las legumbres o los frutos secos.

Los que debemos borrar de nuestra dieta son los que contienen grasas saturadas o trans y que provocan el aumento de peso: bollería y dulces, mantequillas, harinas refinadas o productos ultraprocesados.

Cambiar los hábitos

Somos animales de costumbres y nuestro cuerpo lo sabe. Las células intentarán recuperar el peso habitual que hemos tenido siempre, por lo que hay que seguir estos consejos al menos durante los 3 ó 4 primeros meses después de la dieta que nos ha hecho perder peso.

Es importante, por lo tanto, cambiar los hábitos que nos llevaron a ganar kilos de más: olvidémonos de comer como lo hacíamos antes, aprendamos a alimentarnos recordando los errores que hemos cometido y cuidémonos con una dieta equilibrada 'de mantenimiento' en la que primen los ingredientes saludables sobre los productos que más daño hacen al cuerpo.

Hacer ejercicio regularmente

El sedentarismo es una cruz para los que buscan perder peso o, en nuestro caso, no recuperarlo después de haber bajado unos kilos. Pasar largas jornadas sentados delante de un ordenador o en el sofá no ayuda a adelgazar, sino todo lo contrario. Es muy importante hacer deporte para ayudar a nuestro cuerpo a quemar las calorías que ingerimos.

Como apuntábamos, lo más indicado en estos casos son los ejercicios aeróbicos: andar, correr, nadar, montar en bicicleta... Todos estos deportes son muy útiles para quienes buscan no recuperar el peso perdido y ayudarán a mantener nuestro cuerpo en forma.

El truco del día libre

Estar toda la vida a dieta es un martirio, pero no es necesario. Seguir estos pequeños consejos nos ayudarán a cuidarnos y a mantener el peso, pero podemos darnos ciertos caprichos de forma regular. El truco del día libre o '1 vez a la semana' es ideal: sal a comer fuera, disfruta de la cocina de la abuela, no te cortes con el helado que más te gusta... Son pequeños lujos que podemos darnos una vez cada siete días y que nos ayudarán a seguir con nuestra dieta habitual.

Adelgazar rápido y no recuperar peso es posible. En MENzig.fit tienes todas las dietas, para que elijas cuál es la que mejor te conviene, y multitud de ejercicios que te ayudarán a mantener tu figura.

Artículos recomendados