Cinturón lumbar: cómo y cuando usarlo correctamente

Shutterstock

Cómo usar un cinturón lumbar

Si no eres muy asiduo a los gimnasios, tal vez te habrás preguntado por qué mucha gente utiliza un cinturón para entrenar. Se llaman cinturones lumbares y son muy útiles; te explicamos todo lo que necesitas saber sobre ellos.

Por MENzig  |  31 Enero 2019

El cinturón lumbar está muy presente entre los habituales de los gimnasios. Es, probablemente, uno de los complementos deportivos usados con más frecuencia y basta darse una vuelta por las salas de musculación para comprobarlo. Si bien, ¿se usa correctamente? En MENzig.fit vamos a responder hoy a esta pregunta tratando de aclarar algunas dudas sobre el uso del cinturón lumbar.

En el campo de la actividad deportiva son muchos los materiales que sirven de complemento para el entrenamiento. Entre ellos, el protagonista de hoy de nuestro post: el cinturón lumbar, que es, precisamente, uno de los accesorios más conocidos y utilizados. Se recurre a él para reducir el riesgo de lesión en la zona lumbar de la espalda cuando se trabaja con pesos. Pero ¿es necesario el uso del cinturón lumbar en todos los ejercicios? La respuesta es no e incluso puede llegar a ser contraproducente. En MENzig.fit te lo explicamos.

¿Qué función realiza el cinturón lumbar?

El cinturón lumbar está pensado para su uso en ejercicios en los que se trabaja con cargas pesadas y, muy especialmente, en aquellos en los que la espalda se encuentra más comprometida por no contar con ningún tipo de apoyo como pueda ser un banco o un respaldo. Lo que potencia el cinturón lumbar es el aumento de la presión intraabdominal durante la ejecución del ejercicio para proteger las estructuras de la columna vertebral, evitar que sufran y minimizar el riesgo de padecer lesiones.

Y, efectivamente, parece comprobado que realizar ejercicios de levantamientos pesados usando un cinturón lumbar reduce de forma notoria la posibilidad de lesiones en la zona lumbar de la espalda al servir de refuerzo para la estabilidad de la zona troncal, reducir las cargas compresivas sobre la columna y permitir mover las cargas con seguridad.

Es por esto que el uso del cinturón lumbar ha pasado a ser un complemento habitual por muchos de aquellos que realizan entrenamientos con peso. Pero ese es uno de los grandes errores porque no todos los ejercicios requieren la ayuda del cinturón lumbar. Es más, su mal uso o abuso puede llegar incluso a ser contraproducente.

Cinturón lumbar: cuándo debo utilizarlo

No todos los ejercicios que impliquen la intervención de la zona lumbar, aunque parte de la tensión recaiga en ella, necesitan el uso de un cinturón lumbar. Este está más bien pensado para el deporte de alta intensidad y cuando se trabaja con un peso muy elevado. Utilizarlo para cualquier ejercicio de una forma habitual no es precisamente beneficioso para el cuerpo. La zona lumbar se acostumbra al refuerzo que le proporciona el cinturón y podría provocarse un desentrenamiento de los músculos del abdomen y de toda la zona que constituye el denominado core. Y al no desarrollarse correctamente la musculatura de la región lumbar, encargada de la estabilización del tronco, esta podría resentirse en sus funciones del día a día al verse debilitada.

La mayoría de gimnasios disponen de cinturones lumbares junto a los pesos más importantes.
La mayoría de gimnasios disponen de cinturones lumbares junto a los pesos más importantes. Shutterstock

Asimismo, hay que tener muy en cuenta el peso que se utiliza cuando se recurre al cinturón lumbar y no dejarse llevar confiadamente por la sensación de seguridad que proporciona para levantar más peso del que en realidad deberías.

El uso del cinturón lumbar podría justificarse, y no de manera frecuente, en los siguientes casos:

  • Cuando se hacen ejercicios de levantamientos de peso con un nivel de carga muy elevada y la espalda no cuenta con ningún tipo de apoyo porque se vería más comprometida.
  • También en aquellos casos en los que por el cansancio o porque la región lumbar está muy cargada el uso del cinturón lumbar se convierta en una ayuda extra y necesaria para poder hacer el entrenamiento sin complicaciones.
  • En casos muy puntuales también se recomienda para realizar algún tipo de ejercicio sin molestias cuando tienes alguna lesión. Pero como decimos, sería en ocasiones muy muy concretas pues lo más conveniente en estos casos es analizar si los ejercicios a realizar son realmente adecuados para esa circunstancia.

¿Qué cinturón lumbar debo usar?

Hay diferentes tipos de cinturón lumbar como el de nylon y el de cuero, de diversas anchuras, con hebilla, con velcro... A priori puede parecer que los de cuero sean mejores porque son más rígidos y ofrecen una mayor firmeza que los de nylon que son más flexibles. Pero lo importante es que uses un cinturón lumbar con el que te sientas más cómodo y el que se ajuste más a tus necesidades.

A la hora de hacer el ejercicio, el cinturón lumbar se coloca en la zona del vientre ajustado pero sin que apretarlo en exceso permitiendo que baje el diafragma.

El drama de las bodas: ¿me estás invitando a tu boda o me estás cobrando entrada?
Las bodas suponen un gasto que te deja la cuenta tiritando el resto del año. ¿Pero por qué tenemos esa concepción en España?
En MENzig.fit te hemos contado las principales recomendaciones sobre el uso del cinturón lumbar en la práctica deportiva, un accesorio útil pero que debe usarse tan solo en ejercicios concretos en los que se convierta en verdaderamente necesario. De lo contrario, podrá suponer un impedimento para un buen desarrollo muscular.

Artículos recomendados