Anabolizantes

Shutterstock

Anabolizantes: ventajas e inconvenientes

Los anabolizantes son unas sustancias que mejoran el rendimiento físico. Al estar totalmente prohibidos en el deporte profesional, mucha gente se pregunta sobre su legalidad o funcionalidad si lo que queremos es quemar grasa o ganar músculo.

Por MENzig  |  19 Septiembre 2018

Los anabolizantes son unas sustancias que ayudan a mejorar el rendimiento físico, especialmente para aumentar la masa muscular. No todos los anabolizantes disponibles en el mercado son legales y algunos de ellos -o su uso indebido- pueden provocar graves consecuencias para la salud. Descubre con MENzig.fit cómo funcionan los anabolizantes, inconvenientes y posibles efectos secundarios.

¿Qué son los anabolizantes?

Conocidos también como esteroides, los anabolizantes son unas sustancias químicas derivados de la testosterona y con efectos similares al de esta hormona: aumentar la masa muscular y la fuerza. Por eso se utilizan para mejorar el aspecto físico y el rendimiento deportivo ya que con ellos se obtienen resultados de una forma más rápida. Además, aceleran el crecimiento de los tejidos, lo que contribuye en la recuperación en caso de lesiones, fracturas o traumatismos de los deportistas.

¿Son legales los esteroides?

El uso de anabolizantes está totalmente prohibido dentro del deporte profesional. Fue en los Juegos Olímpicos de Montreal, en 1976, cuando se vetó su uso de forma oficial. Sin embargo, no todos los deportistas respetan esta norma básica y, por eso, se continúan realizando controles antidopaje.

Dejando a un margen el deporte profesional, dentro de la amplia oferta de esteroides disponibles en el mercado existen algunos que sí son legales. Debido a sus efectos secundarios y posibles riesgos para la salud es conveniente consumirlos con prescripción médica, con un control periódico y no prolongar su uso en el tiempo.

¿Cómo se consumen?

El consumo de anabolizantes puede hacerse de tres formas diferentes:

  • Vía oral
  • Inyectados
  • Cremas o geles

Uso de anabolizantes con fines médicos

Algunos anabolizantes también producen efectos androgénicos. Por eso se utilizan con fines médicos ya que contribuyen al desarrollo y mantenimiento de los caracteres sexuales secundarios, regulan la espermatogénesis y el comportamiento sexual de los varones. Se prescribe en casos de pacientes cuyos cuerpos no producen testosterona suficiente de forma natural, pubertad tardía, pérdida muscular por determinadas enfermedades o desnutrición severa. También se utilizan en determinados casos de anemias por su efecto anabolizante al ayudar a aumentar la masa muscular.

El consumo de anabolizantes puede hacerse por vía oral, inyectado o incluso en cremas.
El consumo de anabolizantes puede hacerse por vía oral, inyectado o incluso en cremas. Shutterstock

Riesgos y efectos secundarios de los anabolizantes

El consumo incontrolado de anabolizantes, sin control médico y/o con dosis excesivas puede causar graves consecuencias para la salud. Entre los efectos negativos estarían los siguientes:

  • Problemas hepáticos: la asimilación de estas sustancias se realiza a través del hígado, lo que provoca que este órgano realice un trabajo extra que puede derivar en una sobrecarga del mismo. Al incrementarse su actividad aumentan también las enzimas hepáticas, pudiendo producir coágulos, ictericia (pigmentación amarillenta de la piel) o, incluso, cáncer.
  • Problemas renales: el consumo de esteroides provoca un exceso de proteínas en el cuerpo, que se eliminan por los riñones. Al igual que ocurre con el hígado, si los hacemos trabajar en exceso acabarán dañándose causando cálculos renales o un trastorno denominado glomeruloesclerosis segmental focal, que es un tipo de cicatrización (pequeñas heridas).
  • Problemas cardíacos: los anabolizantes incrementan la tensión arterial hasta el punto de que un consumo excesivo puede desencadenar en un infarto. ¿La explicación? El exceso de testosterona provoca que se endurezcan las paredes del corazón, por lo que se reduce su flexibilidad.
  • Problemas a nivel celular: paralelamente al crecimiento de los músculos estas sustancias también producen hiperplasia (aumento de las células en los órganos y tejidos). Esta multiplicación se dará tanto en las células saludables como en las malignas, lo que puede derivar en un cáncer o acelerar el crecimiento de tumores ya existentes.
  • Atrofia testicular e infertilidad: disminución en la producción de espermatozoides y encogimiento de los testículos. Si el cuerpo recibe testosterona de modo artificial los órganos que la producen de forma natural -los testículos- dejarán de hacerlo reduciendo su tamaño y acabando por atrofiarse. El exceso de testosterona también puede derivar en el efecto contrario; el cuerpo la transforma en estrógenos pudiendo darse casos de ginecomastia (aumento o crecimiento del volumen de una o ambas glándulas mamarias de los hombres).
  • Problemas psicológicos: se han constatado problemas psicológicos graves derivados del consumo de anabolizantes. A una mayor agresividad habría que sumarle etapas depresivas, ansiedad y brotes psicóticos por el desajuste hormonal.

Otros efectos secundarios de un consumo incontrolado de anabolizantes serían la aparición de acné, el crecimiento de vello corporal y cambios en el ciclo menstrual en las mujeres, problemas de tiroides, retención de líquidos... Algunos de estos efectos son reversibles si cesa el consumo pero otros, como la voz profunda en las mujeres o la calvicie en los hombres, son permanentes. Además, hay que señalar que los anabolizantes pueden provocar adicción. En estos casos es recomendable pedir asesoramiento médico para abandonar su consumo cuanto antes.

Descubre con MENzig.fit los efectos de los anabolizantes, sus efectos secundarios y posibles consecuencias en el organismo.

Lo más leído