Adelgazar rápido

Shutterstock

¿Quieres adelgazar rápido? Esto te interesa

Cuando queremos perder peso, esperamos ver los resultados casi de inmediato. Aunque adelgazar rápido es posible, la forma más rápido de conseguirlo es depurando líquidos, lo que quiere decir que también será más fácil volver a ganar esos kilos en cuanto te descuides.

Por MENzig  |  29 Septiembre 2018

Perder peso de forma rápida es una cuestión que preocupa a muchas personas. Sin embargo, las prisas no son buenas compañeras cuando se quiere adelgazar ya que tiene efectos negativos para el organismo y puede producir un efecto "rebote". Descubre de la mano de MENzig.fit si es posible o no adelgazar rápido y los trucos para conseguirlo.

¿Se puede adelgazar rápido?

Antes de contestar si se puede adelgazar rápido o no habría que determinar qué es rápido cuando estamos hablando de alimentación y bajar peso. Los nutricionistas consideran que en caso de someterse a una dieta la pérdida media debe ser de cinco kilos por mes, aunque puede haber variaciones dependiendo de cada persona. Así, podemos considerar adelgazar rápido todo lo que esté por encima de esta cifra.

Existen dietas que prometen adelgazar cinco kilos en menos de una semana (incluso tres días). En la práctica esto puede ser posible pero traerá consecuencias negativas para el organismo, como un efecto "yoyó" recuperando los kilos perdidos en poco tiempo -o incluso engordando más-, la pérdida de macronutrientes esenciales o un déficit de vitaminas y minerales.

Dietas para adelgazar rápido

En la actualidad hay todo tipo de dietas para adelgazar rápido. Algunas de las más populares son las siguientes:

  • Dieta de la alcachofa: ayuda a depurar el cuerpo porque es muy diurética y a estar menos hinchado. Consiste en comer durante tres días alcachofas al mediodía y a la cena preparadas de diferentes formas: al horno, con arroz integral, a la plancha con queso, rellenas con jamón... Con ella se pierde volumen, agua y un poco de grasa.
  • Dieta Dukan: incluye una gran ingesta diaria de proteínas. Se divide en cuatro fases. En cada una de ellas se varía la cantidad de proteínas ya que está pensada para perder peso en las dos primeras etapas y para mantenerlo en las dos siguientes. En la primera -entre una o dos semanas- sólo se pueden comer alimentos ricos en proteínas puras (las derivadas de animales).
  • Dieta de la piña: perfecta para desintoxicar el cuerpo y eliminar líquidos, por lo que está indicada en caso de hinchamiento ya que la piña es un alimento diurético. Este tipo de régimen se basa en convertir la piña en el alimento principal del desayuno, comida y cena acompañada de alguna verdura, pescado o un poco de pollo, pavo o conejo.
  • Dieta hipocalórica: consiste en ingerir menos calorías diarias de las que necesitamos (como mucho 1.200 en el caso de mujeres y 1.800 para hombres) para que el cuerpo eche mano de las reservas de grasa para tener la energía que necesita. Por eso, se centra más en las cantidades que se ingieren que en el tipo de alimentos aunque deben primarse los saludables. Sólo se pueden hacer tres comidas al día y no beber alcohol.
La dieta de la alcachofa es una de las más populares para perder peso rápidamente, pero tiene un efecto rebote.
La dieta de la alcachofa es una de las más populares para perder peso rápidamente, pero tiene un efecto rebote. Shutterstock

Peligros de adelgazar rápido

Hacer deporte con tu perro: tipos, beneficios y consejos
Los perros también son los compañeros ideales para hacer running, montar en bicicleta o incluso practicar yoga. ¿Qué deportes puedes hacer con él?

Este tipo de dietas en las que se pierden muchos kilos en pocos días -una media de cinco en tres días- suelen tener un efecto rebote ya que con ellas lo que se reducen son los líquidos, y no masa corporal, que se recuperan pronto si seguimos comiendo como lo hacíamos antes de iniciarla. Además, en el caso de las que están basadas casi en exclusiva en un alimento -como la de la alcachofa o la piña- son desaconsejables desde un punto de vista nutricional ya que tendremos carencias de vitaminas y proteínas. Por eso, no deben prolongarse más allá de una semana, hacerlas sólo de forma esporádica u optar por otro tipo de régimen para perder peso. Recuerda que la obesidad no sólo depende de lo que comemos -lo ideal es que sea de forma variada, con pocos productos procesados ni grasas- sino también de otros hábitos saludables, como hacer ejercicio, no llevar una vida sedentaria, beber mucha agua, no picar entre horas y realizar cinco comidas al día.

Las dietas para adelgazar rápido deben reservarse a momentos excepcionales -por ejemplo, querer bajar tres o cuatro kilos antes de una boda-. Para reducir nuestro peso lo mejor es consultar con un especialista y optar por una dieta equilibrada y variada combinada con el ejercicio físico.

Descubre con MENzig.fit cuáles son las dietas para adelgazar rápido más habituales, sus efectos y los peligros de seguir estos métodos para bajar de peso.

Artículos recomendados